escenario escenario
sábado 17 de junio de 2017

Walter Battistini toma el ballet con humor

Entrevista. El artista mendocino que recorre el mundo con el Ballet Eloelle de Nueva York regresa a su provincia natal para ofrecer hoy un seminario. Aquí cuenta cómo es su vida en una compañía que fusiona la comedia con la danza.

Tiene 28 años recién cumplidos, hace 17 que se la pasa bailando. Estudió con maestras como Marta Lértora y Mildred Francia, cumplió el sueño de perfeccionarse en el teatro Colón hasta que en 2010 –tras noches sin dormir y ensayos de sol a sol– sus zapatillas de punta volaron a Estados Unidos.

Hoy, Walter Battistini es uno de esos talentos de la danza mendocina que nos representan en el mundo. Forma parte del Ballet Eloelle de Nueva York, y con esta particular compañía recorre países de casi todos los continentes.

¿Por qué particular la compañía? Porque se dedica a la danza con humor, conocida en el mundo artístico como comedy ballet.

Es decir, los artistas toman piezas emblemáticas de la danza clásica y las teatralizan, brindándole una comicidad a la obra en sintonía con el virtuosismo técnico de sus integrantes, todos masculinos que asumen también roles femeninos.

Ahora, en un alto de sus tours internacionales –acaba de llegar de China y está a punto de emprender otra gira asiática y por Oceanía–, Walter Battistini visita fugazmente su provincia natal.

Y lo hace, por primera vez en su carrera, para brindar un seminario de danza, hoy y mañana, en el teatro Independencia.

"Me da mucha emoción volver a Mendoza. Y sobre todo para algo así, como es la enseñanza, transmitir mi experiencia y conocimiento", expresó ayer el bailarín, mientras hacía escala en Chile. Desde el aeropuerto, ansioso con el último tramo de su vuelo que lo devolvería a su lugar de origen, Battistini contó cómo es su vida entre bambalinas, de teatro en teatro y ante públicos de las más variadas nacionalidades.

"En la compañía somos de diferentes partes del mundo, el director es americano; hay bailarines de Japón, Londres, Estados Unidos, Colombia, México, Chile, Filipinas... Es una experiencia hermosa, en cada show hay mucho contacto con el público, eso es espectacular. Porque no deja de ser ballet clásico, hacemos El lago de los cisnes o Don Quijote pero con humor", sintetizó.

Battistini, quien el año pasado se alzó con el Premio UNO Escenario 2016 gracias a su espectáculo Sátiras de ballet, se refirió también a la experiencia de girar por China durante un mes.

"Fuimos en mayo pasado, fue increíble, una experiencia única, hermosa. Hicimos 19 funciones en 11 ciudades", contó.

Y sobre su futuro, auguró: "En Estados Unidos estaré hasta fines de 2018, pero pienso renovar la visa. En noviembre y diciembre próximos espero la temporada de Cascanueces, que haré por fuera de la compañía de ballet Eloelle. Con ellos tengo agendado otro tour por Asia y Oceanía".

Una síntesis de su vida en danza
Walter Battistini egresó de la carrera de danza del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, en el año 2008. Audicionó, en octubre del 2011, en la ciudad de Nueva York para el Ballet Eloelle, del que forma parte hasta la actualidad.

Con esta agrupación ha tenido la oportunidad de bailar en diferentes países como Malasia, Japón, Australia y Nueva Zelanda.

Esta compañía está integrada solamente por hombres, quienes representan roles femeninos y masculinos, en un estilo humorístico que combina parodia de ballet, comedia y actuación.

Con su virtuosismo técnico, gran parte del humor es ver bailarines masculinos transformados en bailarinas, usando tutú, pelucas, maquillaje y pestañas y cumplir con gran destreza la difícil tarea de usar zapatillas de punta, que en el ballet tradicional sólo llevan las mujeres.

El estilo de ballet con humor o comedy ballet fue creado en 1974, en la ciudad de Nueva York. Y al corazón de su origen partió hace cinco años Battistini, quien hoy es un referente indiscutido a nivel nacional si de desestructurar la danza clásica se trata.

El seminario

Debut. Es la primera vez que Walter Battistini ofrecerá clases de perfeccionamiento en su provincia y sobre las tablas del teatro Independencia.

Uno en tres. Serán tres clases de danza. Una dedicada a la técnica clásica, otra será una clase de punta y también una sobre elongación. Se desarrollarán hoy y mañana, a las 16.30, en la sala de danza del Independencia (Chile y Espejo, Ciudad). El seminario cuesta $400.
Fuente:

Más Leídas