Una Segunda vuelta donde del humor no se salva nadie

Sátira política y música. Miguel Ángel Cherutti, Nito Artaza y Cecilia Milone juntos.

Después de haber hecho temporada en Mar del Plata, la famosa dupla de humoristas e imitadores Nito Artaza-Miguel Ángel Cherutti junto con la cantante y actriz Cecilia Milone llegan a Mendoza con el espectáculo Segunda vuelta, un show que combina el estilo de sus protagonistas con el común denominador del humor político y la música.

Fue Miguel Ángel Cherutti, en medio de la gira nacional de la obra, quien atendió a Escenario para hablar del espectáculo que en horas, más precisamente hoy a las 21.30, presentarán en el Arena Maipú.

–¿Este nuevo show es una revista o se aparta un poco del género?

–En realidad lo que traemos a Mendoza es un show que tiene obviamente la piel de la revista y la experiencia arriba de un escenario –tanto de Nito como mía– de hacer nuestros respectivos personajes, imitaciones, monólogos, chistes, y ahora con Cecilia Milone, que además de cantar, compone un personaje en el espectáculo que habla, monologa.

–¿Cuáles son algunos de los personajes que traen?

–Hay dos sketches que son desopilantes que tienen que ver con la actualidad. Están Mauricio Macri, Daniel Scioli, Juliana Awada, Néstor Kirchner, Carlos Menem. Todos ellos ayudan a ese paso de comedia, como se hace en la revista, con sketches con el condimento político. Después también está la parte de music hall o café concert, que es lo que nos gusta tanto a Nito y a mí, que nos permite desarrollar rutinas en base a la impronta del momento e irnos un poco de la rutina o de lo que esté guionado.

–¿Cuándo arrancó la gira?

–Esto comenzó en el Sur. Hace 20 días hicimos casi toda la Patagonia, con los lugares principales, desde Trelew, Puerto Madryn hasta Roca, Cipolletti, por nombrar sólo algunos. Hicimos parte del Gran Buenos Aires y venimos de hacer Catamarca, La Rioja, San Juan y ahora Mendoza.

–Sé que ustedes miden mucho lo que provocan los personajes en el público. ¿Qué pasa cuando aparece Néstor Kirchner?
(Se ríe) –No te voy a decir lo que pasa porque si no estoy vendiendo el show y quiero que lo vean. Pero sí que hay como un murmullo, un silencio y hay unas carcajadas en dos o tres momentos donde yo hablo desde el purgatorio. A ese purgatorio el que no llega nunca es Menem, porque ¡sigue estando vivo!, ¿viste? Se produce como algo imaginario que de verdad es desopilante, pero si yo te dijese lo que pasa con la reacción estaría arruinando el remate.

–¿Cómo componés un personaje? ¿Lo ves en videos, escuchás sus grabaciones?
–Yo soy de la vieja escuela, entonces no existía internet, videos, sino el trabajo artesanal, como muchos colegas míos de esa época. Hoy tenés la posibilidad de actualizar todo con la computadora, la tecnología o las caracterizaciones con las máscaras, que eso lo hacemos en este espectáculo. No siempre me resulta fácil, me concentro mucho en el personaje y le busco las características para que el espectador diga: "Lo está haciendo parecido y además le está sacando los tics".

–¿Te ha pasado de hacer un personaje que no te caía bien y que después, de tanto trabajarlo, lo terminás queriendo?
(Risas) –A veces ha pasado eso, pero yo me baso mucho en lo que es popular y que sea bien comercial. No es cuestión de inventar un personaje para que después te preguntés para qué lo hiciste si no te da ningún resultado y encima no te gusta lo que hace. Trato de meterme en lo que es popular y de que sea un tipo que personalmente me guste. Uno ha tenido vacíos de decir: "Esto no me convence", y dejarlo en el cajón de la mesa de luz bajo llave.

–¿Con los personajes pasa como con los libros, que los dejás porque no te provocan nada y los volvés a retomar años más tarde y sentís que es el momento exacto para leerlos?
–Exacto, y te agregaría que son como un vino, en este caso, de Mendoza, que hay que esperar para descorcharlo y disfrutarlo. Hay que esperar a veces al personaje, me ha pasado. Me pasó hace mucho con Alberto Cortez, allá por los '90, en la cima de su popularidad, cuando estaba con Facundo Cabral. Alberto es uno de los que más me costaron y lo dejé. Creo que pasó como un año hasta que empecé a ensayarlo y lo metí en una temporada y también hice el dúo con Cabral, que salía bárbaro.

– ¿Te han convocado para el Gran Cuñado de "ShowMatch"?
–Yo vengo de hacer tres temporadas de Tu cara me suena y de verdad con Ideas del Sur tengo la mejor de la mejor. Siempre ellos me llaman para alguna de sus producciones o me invitan a sus programas, porque Ideas tiene muchos programas en el aire, pero no ha habido un contacto. Si llegasen a llamarme u ofrecerme algo, encantado de la vida me reuniría con ellos, no tengo problemas. Menos el "Bailando por un sueño". El "Bailando" no...

– ¿Lo decís por tu experiencia o por la de Nito?
(Risas) –¡Menos después de lo de Nito! Yo siempre lo cargo, lo jodo con eso mucho en el escenario, pero no te olvidés de que yo estuve en el primer "Bailando", en el 2006, y después estuve en el Musical de tus sueños.

–¿Quedaste traumado con el baile?
(Se ríe) –Shockeado, bloqueado, ¡así que al "Bailando" no, no!

"Dos tortolitos" arriba y abajo del escenario

Hace apenas unos meses se confirmó el romance de Cecilia Milone y Nito Artaza, quienes ya habían tenido una tormentosa relación que duró muchos años y tuvo muchos altibajos. ¿Qué cuenta Cherutti de esta relación?


"Son dos tortolitos, que cuando viajamos juntos se miman mucho. Ella le sirve manzanas, un poquito de almendras, un pedacito de sandía... en el lugar que paremos, siempre lo atiende muy bien. El correntino, lo que yo siento, es que está muy bien rodeado por esta mujer, que es una mujer con todas las letras y yo me doy cuenta de que ella lo quiere muchísimo a Nito, así que les deseo lo mejor. Está todo funcionando muy bien, tanto arriba como abajo del escenario".



Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas