Editorial - Mendoza Mendoza
miércoles 09 de marzo de 2016

Víctimas visibles

Visibilizar la de la violencia de género, con personas reales, cercanas a cualquiera de nosotros, es otra forma de confirmar que ninguna mujer está exenta de ser un día la protagonista de la noticia,

Con el paso de los años, conmemorar el Día Internacional de la Mujer dejó de ser un homenaje casi marginal y de compromiso para tomar un protagonismo que hoy oscila entre lo reivindicativo, lo simbólico y lo comercial (para la publicidad ahora el día mutó en "el mes").

Sin duda, lo que puso a esta efeméride en un primer plano es el imparable crecimiento de la violencia de género, con casos espeluznantes y durísimas secuelas para los niños que han perdido a sus madres en sonados hechos de sangre.

La mayoría de estos crímenes han tenido un fuerte eco mediático, lo que, paradójicamente, ayudó a amplificar la problemática y darles cierta esperanza a aquellas mujeres que no se animan a denunciar a los violentos.

La proliferación de entidades dedicadas a la tarea de asesoramiento, como de oficinas públicas especialmente destinadas a la protección de las víctimas, son parte de una avanzada en defensa de un sector cada vez más castigado.

En este contexto, es meritoria la iniciativa de la Asamblea por la Equidad.

Este martes, en la Casa de las Leyes, representantes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial acordaron una agenda en común para trabajar institucionalmente para la prevención y la erradicación de la violencia en Mendoza.

En principio, el espíritu de este trabajo conjunto, aseguran sus mentores, es actuar de forma integrada y coordinada.

Porque también es cierto que hay muchas reparticiones y ONG trabajando activamente en la temática de género, pero de forma atomizada y no siempre de la manera más efectiva.

Si estos esfuerzos se unen es factible que puedan ser más eficientes llegado el momento de asistir a una víctima o a una posible víctima.

De qué sirve una normativa que ponga restricciones a un golpeador si luego la Justicia no hará valer el derecho de la denunciante a que no se acerque más de la cuenta.

Párrafo aparte amerita el caso de Marina y María José, las mendocinas asesinadas en Ecuador. Sus muertes se han convertido en un emblema, lo cual se evidenció en distintos actos de la Vendimia, ya que hasta las reinas departamentales pidieron justicia por las dos jóvenes.

Visibilizar la problemática, con personas reales, cercanas a cualquiera de nosotros, es otra forma de confirmar que ninguna mujer está exenta de
terminar un día siendo la protagonista de la noticia.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas