Editorial - Uruguay Uruguay
lunes 11 de septiembre de 2017

Uruguay da la nota

La renuncia del vicepresidente de Uruguay nos obliga a hacer algún ejercicio comparativo con Boudou.

El vicepresidente de Uruguay, Raúl Sendic, de 55 años, que tiene el mismo nombre que su padre y ex creador de grupo guerrillero de extrema izquierda Tupamaros, ha presentado su renuncia al cargo.

Dice que lo ha hecho para no afectar la imagen del partido de gobierno, el Frente Amplio, y para quedar con las manos libres a fin de afrontar la investigación sin los fueros que le otorga el cargo.

Sendic está sospechado de haber usado de manera inapropiada y en beneficio propio una tarjeta de crédito corporativa cuando ocupaba un alto cargo en la empresa petrolera estatal uruguaya, antes de ser vicepresidente.

La dimisión fue presentada cuando los líderes del partido gobernante, con Tabaré Vázquez, iban a debatir sobre un informe interno acerca del posible uso indebido por parte de Sendic de la citada tarjeta de crédito corporativa.

tabare.jpg

La salida de Sendic tiene lugar en momentos en que la inflación se ubica dentro de los objetivos del banco central uruguayo y cuando la economía prevé expandirse al segundo mejor ritmo de la región.

Sendic era señalado como una estrella en ascenso en la coalición de centroizquierda que gobierna Uruguay, desde hace varios años.

Esta noticia nos obliga a los argentinos a hacer comparaciones entre cómo se manejan ciertas cosas en la tierra de Artigas y de qué manera se lo hace en la Argentina.

boudou.jpg
Vicepresidente. Amado Boudou ejerció el cargo entre 2011 y 2015.
Vicepresidente. Amado Boudou ejerció el cargo entre 2011 y 2015.

Aquí un vicepresidente como Amado Boudou, acusado de cargos mucho más escandalosos que el que enfrenta hoy Sendic, jamás tuvo en mente renunciar al cargo.

Tampoco esa posibilidad fue planteado por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner que es quien lo había propuesto como su vice.

El diario El País, de Montevideo, habitualmente crítico con el gobierno del Frente Amplio, dio esta durísima interpretación sobre el caso Sendic en su página editorial: "Su currículum verdadero dirá que fue diputado, vicepresidente y presidente de la petrolera Ancap en dos ocasiones, ministro de Industrias y vicepresidente de la República. Pero su página en la historia seguirá en blanco, salvo por su renuncia".

Hete aquí los uruguayos, frontales y críticos, vuelven a demostrarnos por qué su administración mantiene su prestigio.
Fuente:

Más Leídas