Editorial Editorial
viernes 17 de junio de 2016

Un feriado con bemoles

Este viernes se sabrá si la posición del comercio, contraria a la creación de nuevos feriados nacionales, tiene o no influencia en la práctica, es decir, si la apertura de los negocios es realmente masiva.

Con la mayoría de las entidades que agrupan al comercio en contra, este viernes se estrenará el nuevo feriado nacional creado en nuestro país para homenajear a un héroe de la Patria, en este caso, a Martín Miguel de Güemes.

No es la figura del héroe salteño, por supuesto, lo que ha generado las quejas.

Es la exagerada cantidad de días feriados que se han creado en la última década, situación que ha llevado a nuestro país a estar entre las naciones con mayores días no laborables en el orbe.

La jornada de este viernes sirve entonces para corroborar si los negocios cumplen su anuncio de abrir sus puertas como si fuera un día normal.

Los comerciantes, que vienen sobrellevando una temporada bastante menguada en ventas, afirman que no pueden perder compradores a las puertas del Día del Padre que se celebra el domingo.

Naciones como Canadá, Holanda, Japón y Estados Unidos, por citar sólo unas pocos con un grado de desarrollo económico muy superior al nuestro, tienen la particularidad de registrar muchos menos días no laborables.

El propio presidente Mauricio Macri tuvo en sus planes vetar la creación del feriado nacional de este viernes (una iniciativa de legisladores justicialistas), pero luego cambió de opinión para no aparecer como un vetador serial de proyectos peronistas, con los que mantiene un delicado equilibrio en el Congreso nacional.

Con anterioridad, el Presidente ya había vetado una norma aprobada por el Congreso para prohibir los despidos laborales en todo el país.

Las entidades gremiales empresariales ya han expresado que la ampliación en el número de feriados ha beneficiado a un sector, el del turismo y sus anexos, pero que no ha tenido el mismo efecto positivo en muchos otros rubros de la economía nacional.

A esos otros, dicen esos dirigentes, directamente los han castigado, porque han tenido que aumentar costos laborales para poder funcionar.

Para pensar y debatir.

Fuente:

Más Leídas