Editorial Editorial
jueves 01 de diciembre de 2016

Tragedia del Chapecoense: de la alarma al control

Tragedias como las del Chapecoense, el humilde club que estaba a pasos de la gloria deportiva y encontró el final, revelan que nada es tan casual o accidental como se cree en un primer momento.

Tragedias como las del Chapecoense, el humilde club brasileño de fútbol que estaba a pasos de la gloria deportiva y encontró el final, revelan en el día después que nada es tan casual o accidental como se infiere en un primer momento.

Si bien los peritajes aún no concluyen, la última comunicación del piloto confirmó que la aeronave se había quedado sin combustible.

Un imperdonable error de cálculo que sesgó 71 de las 77 vidas que viajaban en el vuelo del LaMia 2933 que se precipitó a tan sólo 13,2km del aeropuerto colombiano de Rionegro.

No fue el destino fatídico ni un rayo que dio en el blanco. Fue la impericia humana que condenó a muerte a casi todos los pasajeros (sólo hubo 6 sobrevivientes) y que destruyó emocionalmente a numerosas familias que todavía no encuentran explicación a lo ocurrido.

Lo ocurrido al Chapecoense encendió la alarma al resto de las instituciones que habitualmente deben trasladarse vía aérea.

Detalles que antes no eran parte central de la organización de los clubes, a partir del trágico final del club brasileño empiezan a ser un ítem
a observar con atención.

Este miércoles, por caso, la AFA anunció que habrá nuevas condiciones para los viajes de la Selección argentina.

Producto del mismo efecto, clubes de otros países expresaron la intención de ser más rigurosos en cuanto a la elección de las aerolíneas a las cuales recurran para cumplir con sus compromisos deportivos.

La aeronave siniestrada el martes era la misma que había utilizado la Selección de Bauza para ir y volver de Brasil. Tan nefasto resultó aquel vuelo que varios jugadores –entre ellos Lionel Messi– se quejaron de lo "incómodo y poco seguro" del avión y para el traslado a San Juan lo hicieron en un chárter.

Los estudios realizados por especialistas, a partir de recordadas catástrofes aéreas, son los que han permitido concretar importantes innovaciones tecnológicas en las aeronaves que renuevan la flota de las distintas líneas.

Lo sucedido en Colombia podría representar, además de un serio llamado de atención al control "humano" (mejor dicho, a su falta), una oportunidad para seguir evolucionando en la seguridad de los vuelos.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas