Editorial - Alfredo Cornejo Alfredo Cornejo
martes 07 de junio de 2016

Salir del pozo

Las calles de Mendoza han quedado llenas de peligrosos pozos tras las continuas lluvias de abril y mayo. La respuesta del Gobierno ha sido exigua. Pero esta vez la oposición ha hecho un aporte.

Poco temas ocupan hoy el interés de los mendocinos como la notable cantidad de pozos que han quedado en las calles como consecuencia de las continuas lluvias de todo mayo y lo que va de junio, tan inusuales en esta época del año que por estas horas la salida del sol es saludada como algo excepcional, siendo que toda la vida el sol ha sido nuestra cotidianidad, una marca distintiva de Mendoza.

Basta con llegar al trabajo diario para que cada empleado/a se largue a contar sus peripecias con los pozos, ya sea conductor de autos o motos, o simplemente pasajero de un micro o peatón.

"Guarda con los pozos que han aparecido en la calle tal o cual, porque de noche no se ven bien y te los tragás" es, por ejemplo, una de las advertencias que más se ven hoy en las redes sociales.

En ese marco de cosas, y ante la muy exigua proposición que hizo Vialidad provincial de salir a tapar baches esta semana con sólo $4 millones, ha llamado la atención una propuesta de solución que ha hecho la oposición justicialista de la Legislatura.

Consiste en reunir un fondo de $600 millones para encarar el arreglo de las calles rotas en toda Mendoza.

Le llaman Comité de Reparación Vial y propone obtener fondos de tres destinos diferentes: de la plata que las provincias van a recibir al sustituirse el descuento del 15% que antes se les sacaba de la coparticipación para sostener a la ANSES; de una parte de la recaudación por el Impuesto Automotor, y de una parte de lo que se le aporta al Fondo del Transporte Público de Pasajeros.

El gobierno de Alfredo Cornejo aún no ha contestado la propuesta de la oposición porque dice que todavía no la conoce.

Creemos que en este caso lo destacable es que la política ha tratado de estar presente, desde la oposición, llevando una sugerencia de solución a un problema concreto que tiene la gente a diario. Y que lo ha hecho con la urgencia que el caso tiene.

No es un dato menor en una sociedad que está acostumbrada a ver en la política muchas zancadillas y palos en la rueda y poco respeto por los ciudadanos de a pie.
Fuente:

Más Leídas