Editorial Editorial
viernes 19 de agosto de 2016

Punto de inflexión

Si bien la Corte Suprema frenó la suba del gas para usuarios residenciales, el problema de fondo sigue sin resolverse. Dilucidarlo debería ser el principal desafío de las audiencias públicas.

Se podrá coincidir con el presidente Macri en que "sin energía no hay futuro", pero eso no implica que el ahorro planteado tenga que conseguirse a cambio de no poder consumir los servicios esenciales debido al incremento desmesurado de las tarifas.

A esta altura es difícil que haya un argentino que no entienda que era ilógico no actualizar las tarifas del gas, la luz y el agua.

Lo que desató una fuerte reacción contra el Gobierno, a punto de bajarle significativamente el nivel de imagen positiva a Mauricio Macri, fue el tarifazo que en algunos casos superó el 800% y que, marcha atrás mediante, se frenó a disgusto en un 400% que no tranquilizó a nadie.

Tal terremoto generaron la confusión oficial en la aplicación de nuevas tarifas y la falta de cintura política en el manejo de la necesaria actualización tarifaria que el tema terminó aterrizando en la Corte Suprema de Justicia como último refugio para aplacar el descontento social.

Mascullando bronca y sorpresa, el Gobierno acató la decisión judicial y hoy publicará en el Boletín Oficial la convocatoria de audiencias públicas.

Según confirmó el jefe de Gabinete, Marcos Peña, ahora las empresas prestadoras del servicio de gas natural deberán refacturar y emitir las nuevas boletas con el cuadro tarifario anterior a los aumentos.

Peña dijo que la posición del Gobierno no es discutir u opinar sobre los fallos de la Corte sino cumplirlos. Sin embargo, ayer el descontento era el sentimiento generalizado en la mesa chica del macrismo.

La oposición vio con buenos ojos lo decidido por el máximo tribunal, pero no ahorró críticas por haber advertido hace meses de que se iba a llegar a este punto de inflexión.

Para el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, la fórmula para terminar con tantas idas y vueltas en materia de tarifas no es otra que la combinación de "audiencias públicas, razonabilidad en el precio y gradualidad en el aumento".

Pasado en limpio, quienes hayan pagado la boleta del gas tendrán una nota de crédito por la diferencia y una nueva factura acorde al fallo. Así y todo, las pymes, que quedaron fuera de la medida judicial prometen lluvia de cautelares.

Lo único claro aquí es que el problema de fondo sigue sin resolverse. Dilucidarlo debería ser el principal desafío de las audiencias públicas.
Fuente:

Más Leídas