Editorial - Buenos Aires Buenos Aires
martes 25 de julio de 2017

Planeta Minnicelli

La "mafia de los contenedores", que involucra al cuñado de De Vido, liberaba mercadería del contrabando.

Nueve meses después de que Claudio Minnicelli, cuñado del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, se fugara para evadir a la Justicia, el gobierno de Mauricio Macri ofreció formalmente una recompensa de $250.000 para quienes brinden datos útiles que sirvan para aprehenderlo.

Minnicelli huyó de la Justicia en el marco de una causa que investiga la denominada "mafia de los contenedores", que operaba en el puerto de Buenos Aires durante el kirchnerismo.

La recompensa, publicada en el Boletín Oficial, será ofrecida a personas que sin haber intervenido en el hecho delictual aporten datos concretos que sirvan para detenerlo.

El imputado tiene un pedido de captura nacional e internacional desde el 24 de octubre de 2016.
Los que tengan datos deberán comunicarse telefónicamente con el Programa Nacional de Coordinación para la Búsqueda de Personas Ordenada por la Justicia, al 0800-555-5065".

El Gobierno asegura que se preservará la identidad del aportante".

La "mafia de los contenedores" operaba en el puerto de Buenos Aires liberando mercadería de contrabando que había sido observada por las autoridades aduaneras. Actúa en la causa el juez en lo penal económico Marcelo Aguinsky.

Minnicelli es hermano de Alesandra Minnicelli de De Vido, quien fue síndica general adjunta de la SIGEN, un ente de control del Estado nacional que en otras cosas debía controlar a su propio marido en el Ministerio de Planificación Federal.

Esta cartera de gobierno era la que entregaba licitaciones millonarias a las empresas de Lázaro Báez y Cristóbal López, es decir dos de los grandes recaudadores que transformaron en millonarios al matrimonio de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

Y en ese ministerio oficiaba de número dos de Julio De Vido el hoy internacionalmente conocido José López, alias Josecito, uno de los monumentos humanos a la corrupción, aquel que intentó escapar de la Justicia llevándose bolsos con 9 millones de dólares que intentaba esconder en un convento de monjas amigas.

Minnicelli, está visto, es otro de esos apellidos que ya no podrán desprenderse de las páginas más increíbles de esa aventura política con la que "ganamos" una década.
Fuente:

Más Leídas