Editorial - Amado Boudou Amado Boudou
jueves 10 de agosto de 2017

Percepción de la trapisonda

La corrupción es incompatible en un país democrático. Un país serio tiene la obligación de combatirla.

En la Argentina la corrupción no logra encaramarse entre los principales asuntos de preocupación ciudadana.

Las prioridades de los votantes siguen siendo la inseguridad y la situación económica.

Tiene lógica. Si en nuestro círculo de relaciones todos tenemos a alguien que ha sido víctima de algún delito, en algunos casos con consecuencias muy violentas, pues entonces eso lo vivimos como algo que también nos puede pasar a nosotros.

Si un pariente, un amigo o un compañero de trabajo mejora o empeora su situación económica, si vemos que puede –o no– cambiar el auto o mandar a sus chicos a un mejor colegio o pagar la cuota del club o comprar electrodomésticos en cuotas, eso lo sentimos mucho más cercano porque inmediatamente lo comparamos con lo que experimentamos nosotros en esos rubros de la vida cotidiana.

jose lopez.jpg
José López.
José López.

Las trapisondas de De Vido, de José López, de Amado Boudou o el enriquecimiento desmedido de la familia Kirchner, por citar casos emblemáticos de corruptela que investiga la Justicia, nos interesan cada vez más, entendemos que son incompatibles con la dignidad de una democracia, pero aún no logran tener la jerarquía republicana que se necesita para que seamos un país en serio.

boudou.jpg
Amado Boudou.
Amado Boudou.

También tiene que ver con el nivel de educación recibido. En la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, la corrupción tiene un impacto mayor que en el conurbano.

Cristina mide bien en el conurbano para estas PASO, precisamente, porque allí existe aún una situación social y económica difícil. A ello hay que sumarle otros factores, como el hecho de que la oferta antikirchnerista vaya dividida en tres, lo cual también la beneficia a la ex presidenta.

El analista Rosendo Fraga recordó ayer: "Hay 17 gobernadores de origen peronista y solo dos están apoyando a Cristina. Son los de San Luis y Santa Cruz. En el interior, Cristina es débil. Eso es un hecho, pero no hay que olvidar que un triunfo bonaerense arrastra efecto ganador o perdedor".

En Brasil se está viviendo un proceso político muy difícil. Sin embargo, la Justicia está librando una batalla contra la corrupción que ya quisiéramos verla en la Argentina.

No obstante, es sabido que cada país tiene sus tiempos, su debe y su haber.

Fuente:

Más Leídas