Marina y María José

Mientras en Ecuador sigue la investigación del doble crimen, en Mendoza una marcha reclamó justicia por las jóvenes asesinadas. Voces que se multiplican para hacer oír el grito de "ni una menos".

EI caso de las dos chicas mendocinas asesinadas hace unos días en Ecuador no cerró una vez que fueron hallados los cuerpos en las playas de Montañita y se confirmaba oficialmente la muerte de ambas.

Podría decirse que ahí comenzó otra historia. De la mano del natural impacto que causó en varios países, producto del eco de los medios y las redes sociales, la decidida acción de las familias de Marina Menegazzo (21) y María José Coni (22) impidió que todo se limitara a un simple policial, casi un clásico de vacaciones.

Las circunstancias en que fueron asesinadas las dos jóvenes aún no han sido esclarecidas en su totalidad.

La investigación que realiza la policía ecuatoriana aún presenta muchos puntos oscuros, testimonios endebles y una posición férrea de no aceptar la posibilidad de que se esté ante una posible red de trata.

Para evadir esa posibilidad, se hace hincapié en que se trató de dos hombres a los que "se les fue la mano", como si esa desmesura justificara la agresión sexual o el ataque contra la voluntad de las chicas.

Se las revictimiza al conjeturar que podrían haber aceptado pernoctar en un lugar desconocido por no contar con dinero, el cual les habían robado en el hostel en el que pararon en Montañita.

El colocar a las jóvenes en el centro de un absurdo debate por "viajar solas y contactarse con extraños" (sic) no hace más que correr el foco de lo básico: conocer qué pasó realmente, por qué las mataron.

¿Cómo pudo ser que ambos protagonistas, los dos detenidos y supuestos culpables del doble crimen, se excedieran al mismo tiempo y obraran igual, matando a dos chicas indefensas?

La capacidad de reacción de los familiares obtuvo como respuesta que el presidente Macri y el gobernador Cornejo rápidamente se comprometieran a brindar ayuda para hacer justicia por Marina y María José.

El miércoles estuvo en Mendoza Luis Juez, embajador argentino en Ecuador, para hablar sobre el caso. Y en el país donde ocurrieron los hechos, el presidente Rafael Correa también garantizó llegar al fondo con la investigación.

A ellos se deben sumar todos los que participaron en la marcha en pedido de justicia.

Actos, voces, llantos y consignas que se unen solidariamente para que el grito de "ni una menos" se haga oír más fuerte que nunca.
Fuente:

Más Leídas