Editorial - Corea del Norte Corea del Norte
sábado 10 de septiembre de 2016

Locura norcoreana

La dictadura familiar que gobierna Corea del Norte desde hace 68 años volvió a alarmar ayer al mundo con la noticia de una nueva prueba nuclear, en un país que no permite controles.

Corea del Norte, ese Estado asiático dominado desde hace décadas por una estrambótica dictadura familiar, desafió ayer otra vez a la comunidad política internacional con la quinta prueba nuclear, la segunda de este año.
Sus vecinos de Corea del Sur, los que serían más afectados en caso de un desastre nuclear, han salido de inmediato a pedir ayuda al mundo entero, pero en especial a los países con mayor peso político, con el fin de que en conjunto traten de frenar esta locura llevada adelante por un gobierno que no permite controles y que está distanciado prácticamente del resto del mundo.
La explosión que provocó el potente ensayo nuclear, produjo un terremoto de magnitud 5.3 en la zona noreste del país. Pero fue "un éxito", según la visión de la televisión estatal norcoreana.
El régimen de Kim Jong-un ha puesto en alerta, sobre todo a China y a EE.UU., que han condenado rotundamente la prueba nuclear.
El ensayo, según el relato oficial norcoreano, no provocó ninguna fuga de material radioactivo ni tuvo impacto ambiental alguno.
La República de China comenzó a medir de inmediato los niveles de radiación a lo largo de su frontera con Corea del Norte y se está a la espera de lo que informe esta potencia.
Según los primeros reportes, la explosión tuvo una potencia de 10 kilotones. La energía liberada en 1945 por las bombas de Hiroshima y Nagasaki fue de 15 y 20 kilotones.
Corea del Norte comenzó sus pruebas nucleares en 2006 y las repitió en 2009, 2013, enero de 2016 y ayer. El comunicado en la televisión norcoreana aseguró ayer que ese país ya es capaz de montar cabezas nucleares en misiles balísticos, pero científicos de otras naciones creen que es una bravuconada usada políticamente para amedrentar al mundo.
Creado hace 68 años, Corea del Norte fue fundado por Kim II-sung, abuelo del actual mandamás, y está desde entonces en manos de esa familia.
En todas esas décadas se ha convertido en una de las peores dictaduras del mundo, con flagrantes atropellos a los derechos humanos y a la convivencia internacional.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas