Justicia para Marina y Majo

Al juicio que arrancó este lunes no se llegó sólo como un eslabón más del proceso judicial, sino en gran medida como producto de la tenacidad y la sed de justicia de las familias de las víctimas.

En el camino hacia la verdad, el asesinato de las mendocinas Marina Menegazzo y María José Coni, en la localidad de Montañita, Ecuador, necesitaba del imprescindible cierre judicial.

El crimen ocurrido a fines de febrero de este año conmovió no sólo a Mendoza. Por sus características, propias del femicidio, las muertes de las chicas impactaron en todo el continente y tuvieron, lógicamente, un notable eco mediático.

El juicio que se inició ayer en la Corte de Justicia de Santa Elena tiene sentados en el banquillo de los acusados a Alberto Mina Ponce (33) y Aurelio Rodríguez (39), sospechados de ser autor y coautor del doble homicidio agravado.

A esta instancia no se llegó como un eslabón más del proceso judicial, sino en gran medida como producto de la tenacidad y la sed de justicia de las familias de las víctimas.

Según relataron al enviado especial de Diario UNO, si bien confían en el esclarecimiento de los asesinatos, están convencidos de que el círculo de complicidades no se cierra en los dos acusados.

El fiscal general comparte esa visión, por lo que inició una segunda investigación que ahonde en los puntos oscuros.

La pesquisa previa al juicio estuvo plagada de errores, contradicciones y omisiones flagrantes.

Que la causa haya avanzado es en buena parte mérito de los Menegazzo y los Coni, quienes traccionaron para atar cabos sueltos ahí donde ciertos personajes embarraban ex profeso la investigación.

El debate, que se extenderá unas dos semanas, encuentra a las familias más unidas que nunca para escuchar en el recinto a más de 70 testigos que, de una u otra forma, compartieron algún momento del veraneo de las mendocinas o presenciaron situaciones que pueden resultar claves para condenar a los acusados.

Serán días intensos para los afectos de Marina y Majo, de un fuerte impacto emocional por estar en el lugar donde segaron las vidas de dos chicas que con gran ilusión habían salido de su país para disfrutar de unas vacaciones distintas.

Pero también la definición judicial del doble crimen representará, en caso de hacerse justicia, una forma de empezar a encauzar tanto dolor.
Fuente:

Más Leídas