Editorial - Francisco Francisco
martes 01 de marzo de 2016

Espectáculo y política

El Oscar a la mejor película que se llevó el filme. En primera plana no sólo es una noticia del mundo del espectáculo, sino que por su tema (el abuso de curas a menores) asciende a tema político.

"Papa Francisco, es hora de proteger a los niños y restablecer la fe", dijo con voz potente y demandante Michael Sugar, productor de la cinta En primera plana (Spotlight), dirigida por Tom McCarthy, ayer en la madrugada, cuando la película se alzó con el premio mayor de la Academia de Hollywood: el Oscar a la mejor película.

Resultó inusual que el momento culminante de la gran fiesta del cine mundial terminara girando alrededor de la figura del argentino Jorge Bergoglio.

Es que, sin duda, el papado de Francisco ha sido el que ha admitido con mayor crudeza uno de los puntos más oscuros en la historia del catolicismo (el abuso a menores por parte de sacerdotes y otros miembros de la jerarquía eclesiástica) y el que con más ahínco ha prometido que desterrará esas prácticas aberrantes en el seno de la Iglesia.

En primera plana está basada en hechos reales y retrata el accionar del equipo especial de investigación del diario estadounidense The Boston Globe, que reveló el escándalo de los abusos a menores por parte de miembros de la Iglesia Católica y su encubrimiento por la diócesis de Boston, lo que dio pie a revelaciones similares en el resto del mundo.

La cinta, que en la Argentina había sido estrenada en febrero con escaso eco de público, pero con buenas críticas, tendrá ahora su reestreno y seguramente servirá para que el tema de los abusos a menores vuelva a discutirse.

La película resalta también la importancia de que las democracias tengan una prensa independiente, que practique el periodismo de investigación en relación a los factores de poder, grupos que no siempre tienen ver con la política, las finanzas o el narcotráfico, sino también con otras formas de poder, como el de las religiones.

Es bueno que la industria del cine, considerada muchas veces como una usina de evasión, vuelva a demostrar su invalorable aporte creativo a los grandes temas que conmueven al mundo. El triunfo del filme

En primera plana en los Oscar no sólo es un premio a un buen producto artístico, sino que seguramente significará un nuevo envión para una lucha (la de los derechos humanos de los niños y jóvenes contra el abuso) y para el compromiso que asumió el Papa argentino en este asunto.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas