Editorial Editorial
martes 05 de septiembre de 2017

El síndrome de Asperger

Un grupo de madres "celebró" que un niño con esa enfermedad fuera separado del grado de sus hijos.

Desde el lunes el síndrome de Asperger volvió a estar en boca de todos en el país. Se habla de él en las redes, en las sobremesas familiares, en los lugares de trabajo y, sobre todo, en las escuelas.

Es por la historia de un alumno que sufre esa enfermedad y que fue separado de su grado en una escuela religiosa de San Antonio de Padua, lo que dio pie a que un grupo de madres de compañeros del chico aludido celebraran la decisión a través de comentarios en un grupo de WhatsApp, de forma poco feliz.

Según las asociaciones médicas, el síndrome de Asperger es "una condición del neurodesarrollo, una variación del desarrollo que acompaña a las personas durante toda la vida. Influye en la forma en que estas dan sentido al mundo, procesan la información y se relacionan con los otros".

Aunque se desconoce su causa, hay fuerte consenso en la comunidad científica que señalar que es de orden neurobiológico.

De la misma manera, hay una aceptación universal acerca de que no se produce por problemas afectivos ni por el tipo de educación recibida. Tiene una mayor incidencia en varones que en mujeres, y en estas se manifiesta de una manera más sutil y encubierta.

Ha sido tal la polémica que se generó cuando las madres celebraron que el chico enfermo fuera apartado del grado de sus hijos, que el INADI se contactó "con los directivos del colegio y ya fijó una visita al lugar para asesorar a la comunidad educativa en pos de derribar las barreras institucionales y sensibilizar en materia de educación inclusiva y la no discriminación".

Los chicos con este síndrome tienen muy desarrolladas las capacidades relacionadas con la inteligencia dura, racional, unívoca, hiperlógica; pero no tanto las vinculadas a la inteligencia blanda, emocional, con pluralidad de significados, que cobran mucha importancia a la hora de relacionarse e insertarse en todo tipo de entornos sociales.

Entre los aspectos positivos están la memoria, por lo general, prodigiosa y la facilidad para la matemática, la tecnología y las artes. Entre los puntos débiles están los inconvenientes para percibir los aspectos no verbales del lenguaje y la relación con el contexto.

Estos últimos aspectos son los que molestaban a algunas madres: "Agredía a algunos chicos y los golpeaba y tiraba tijeras", decían.
Fuente:

Más Leídas