Editorial - Mendoza Mendoza
miércoles 22 de junio de 2016

Contrincantes viales

Automovilistas y ciclistas sienten vulnerado lo que consideran su espacio natural de circulación y así terminan poniéndose mutuamente en riesgo. Las vidas de por medio ameritan poner foco en el tema.

La trágica muerte de una psicóloga y deportista que paseaba en bicicleta en Chacras de Coria reavivó un debate siempre latente acerca de los derechos y obligaciones de los que circulan en pequeños rodados.

La puja desde años ha entre automovilistas y ciclistas, en un triste remedo de los David y Goliat del tránsito nuestro de cada día, resurgió con fuerza en las redes sociales.

Partidarios de uno u otro bando plantearon su posición, en varios casos con indisimulada vehemencia y argumentos más que atendibles. De hecho, los funcionarios a quienes alcanza el tema deberían tomar nota para actuar lo antes posible.

La construcción de ciclovías en Godoy Cruz, Capital y Las Heras son excelentes iniciativas para garantizar una circulación sin mayores peligros.

Como también es destacable la política compartida de darles un criterio de unidad a esas obras comunales.

Vincular las bicisendas es la mejor manera de que no se produzcan accidentes en las calles del Gran Mendoza.

Sin embargo, es imposible que no haya ciclistas circulando por el resto de las arterias urbanas y las rutas.

Ahí es donde surgen las acusaciones cruzadas entre los que manejan autos y aquellos que optan por las dos ruedas.

Para los automovilistas, los ciclistas son esos "suicidas" que aprovechan espacios mínimos para pasar temerariamente o que no respetan semáforos ni otras reglas básicas de tránsito.

En cambio, para los que transitan en bicicleta, los conductores de autos se consideran "dueños" de las calles y no los respetan, incluso poniéndolos en situaciones de peligro.

Unos y otros sienten vulnerado lo que consideran su espacio natural de circulación y así terminan poniéndose mutuamente en riesgo.

En Diario UNO publicamos que en lo que va del año ya se labraron en Mendoza 55.000 multas por infracciones viales, la mayoría graves.

Con este dato de la realidad, cuesta pensar que se produzca de un día para otro un cambio de actitud de estos virtuales contrincantes.

La educación vial desde temprana edad, las mejoras de las calles ganadas por pozos y baches, una correcta señalización y más ciclovías son parte de las líneas a trabajar para no tener que lamentar ni una vida perdida más.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas