Editorial - Presupuesto Presupuesto
domingo 30 de octubre de 2016

¿Cerebros en fuga?

Las protestas de científicos, investigadores y becarios contra el achique del presupuesto para el Ministerio de Ciencia han vuelto a poner en el ambiente la idea de que somos un país que expulsa a sus cerebros.

Resulta llamativo que el gobierno de Mauricio Macri no haya salido a explicar con claridad, es decir, para que lo pueda entender cualquier ciudadano, por qué ha decidido recortar el presupuesto 2017 para el Ministerio de Ciencia.

También ha sido curiosa la explicación que –según contó el ministro del área Lino Barañao– le ha dado el presidente Mauricio Macri en el sentido de que los investigadores no deben temer por su futuro porque las cargas se irán acomodando en el camino, moviendo partidas para salvar esa disminución.

Lo curioso es que en su momento fue el propio Macri el que aseguró que una de las pocas áreas donde el kirchnerismo había acertado era la de ciencia y tecnología al aumentar de manera considerable la pauta de gastos para el sector y al repatriar a muchos científicos argentinos.

Como para hacer más contundente su afirmación, Macri mantuvo al frente del Ministerio de Ciencia a Lino Barañao, que había sido el ministro de Cristina Fernández de Kirchner en ese rubro.

Cuesta entender que un Gobierno que ha puesto empeño en asegurar políticas sociales que venían de la gestión anterior y que, al mismo tiempo, se jacta de tener en su gabinete a funcionarios que provienen del mundo de la producción y la industria, donde un buen gerenciamiento es sinónimo de innovación e investigación, haya sido tan desprolijo a la hora de fijar los fondos para la ciencia argentina.

Esta semana en las principales ciudades del país, incluida Mendoza, se han realizado numerosas protestas de científicos, becarios y estudiantes para advertir de esta situación.

La frase que ha quedado flotando en esas manifestaciones es "se viene otra vez la fuga de cerebros en la Argentina".

El Gobierno no ha justificado correctamente el achique. No ha dicho, por ejemplo, que se van a invertir $4.300 millones menos porque se venía gastando mal o porque hubo corrupción con becas o subsidios. No. Nada de eso.

Con lo cual la administración Macri ha vuelto a alimentar ese latiguillo de la izquierda y del peronismo acerca de que los gobiernos que no son populistas están en contra del pueblo.

El de Macri busca recuperar la idea de que un gobierno liberal también puede tener una inteligente visión social. Pero en esto de la ciencia todo indica que ha equivocado el camino.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas