Editorial Editorial
jueves 24 de noviembre de 2016

Caso testigo

El caso de la fiscal Anabel Orozco es particularmente ilustrativo de ciertos vicios de la función pública. Le dieron 10 días de reposo por lumbalgia y su muro de Facebook la muestra vacacionando en Brasil.

Más de un "escrachado" en las redes sociales reacciona rasgándose las vestiduras, reclamando un respeto a la intimidad que él mismo no supo resguardar debidamente.

Esto, claro está, no habilita a la falta de respeto y a la agresión, que tan fácilmente se prodigan en el inefable mundillo virtual.

El caso de la fiscal Anabel Orozco es particularmente ilustrativo de ciertos vicios de la función pública.

La titular de la Segunda Fiscalía Correccional presentó un certificado firmado por un traumatólogo que la habilitaba a diez días de reposo por una lumbalgia.

Sin embargo, su propia torpeza la delató en su muro de Facebook mostrándose de vacaciones con un grupo de amigas en una paradisíaca playa de Brasil.

Lo que arrancó en los pasillos como un chisme malicioso ya tuvo una respuesta formal de parte del procurador de la Corte, Alejandro Gullé, quien le abrió un sumario administrativo.

No es el primer caso ni el último de estas características, pero convengamos que el poder simbólico que tiene que sea un integrante de la Justicia quien se vale de un ardid tan básico dispara todo tipo de conjeturas.

En más de una ocasión en esta misma columna hicimos referencia a dichos del reconocido Facundo Manes instando a un cambio de paradigma.

El neurocientífico postula que es prioritario avanzar en conjunto hacia una nueva Argentina que ponga al conocimiento en primer plano.

Tarea esta que implica, además, que cada uno de los ciudadanos nos involucremos para alimentar un modelo que tenga a la honestidad como uno de sus ejes innegociables.

No está de más repetir todas las veces que sean necesarias las ideas y propuestas de este profesional de la medicina que está convencido de que tenemos potencial como para ser mejores.

Pensar un país que aprenda de su pasado para visualizar un futuro superador significa no limitar a la mera anécdota a casos como el de la fiscal que veranea fuera de sus vacaciones legales. Y todavía no vuelve.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas