Editorial - oposición oposición
martes 12 de julio de 2016

Carta para Mauricio

Sergio Massa, el opositor más "amigable", salió a marcarle la cancha a Macri reclamándole por un tema por demás sensible: los tarifazos. Le advierte de que si no se corrige, producirá un daño irreversible.

El rol que ocupa hoy como opositor el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, confirma la presunción de que era posible marcarle la cancha al oficialismo sin que por ello se le pusiera palos en la rueda.

También se podría interpretar que llevar agua para su molino es natural en todo referente con expectativas; sobre todo el tigrense, quien aspira a ser el sucesor de Mauricio Macri.

Señales viene dando hace rato. Desde haber sido el candidato presidencial que terció entre Scioli y Macri, hasta un presente que lo encuentra sumando referentes que huyen del Frente Para la Victoria y cobijando a dirigentes que no tienen cabida en los partidos tradicionales.

El diputado nacional encarna una suerte de peronismo aggiornado que no comulga con los medios y fines del FPV, a la vez que apela con oficio a poner el oído en lo que demanda la calle.

En "sintonía fina" con ese sentir popular, ayer le envió una carta a Mauricio Macri con un tema por demás sensible: los tarifazos.

Le pidió la suspensión de los aumentos de tarifas por considerarlos "un error serio", además de cuestionarle la falta de profesionalismo de algunos funcionarios de su gobierno.

"El aumento de las tarifas debe corregirse con urgencia para evitar que siga provocando daños irreversibles en el tejido social y en la economía", escribió.

El tarifazo, asegura Massa, pone en riesgo la salud y el empleo de millones de trabajadores que no cuentan con los medios suficientes para afrontarlo.

Un claro apercibimiento que exime de adjetivos y de las típicas chicanas entre oficialismo y oposición.
Según la visión del legislador, las medidas para amortiguar el impacto del ajuste se tomaron de manera "intempestiva e improvisada" y han resultado insuficientes.

Para hacer sentir el peso de su reclamo, el ex jefe de Gabinete de Cristina le recuerda al líder del PRO, en un guiño de reciprocidad, que en su momento apoyó leyes claves para su gestión, como la salida del default o el pago a los jubilados.

Más que como una devolución de gentilezas, esto debería interpretarse como un llamado de atención al que el resto del arco opositor podría acoplarse si la mezquindad política no cotizara tan alto.
Fuente:

Más Leídas