Editorial - Mendoza Mendoza
martes 26 de julio de 2016

Cambiar de cuajo

Las cumbres binacionales por el paso fronterizo han sido un cúmulo de buenas intenciones con altas dosis de burocracia y pocas soluciones. El desafío es cambiar el rumbo.

Pocos títulos tan remanidos para esta época del año como aquellos que dan cuenta del cierre del paso a Chile o de los inconvenientes de mendocinos y turistas para llegar a los centros de esquí o simplemente cruzar la cordillera.

Si algo le faltaba a esta historia que todos conocen es que para desactivar un corte de los camioneros en la ruta internacional, el jueves pasado, debió interceder el presidente Mauricio Macri a pedido del gobernador.

Por supuesto que lo climático incide en forma categórica para que se cierren los pasos Los Libertadores y a veces también El Pehuenche, en Malargüe.

Lo increíble es que no exista un protocolo claro que determine las prioridades y evite esa suerte de clásico futbolero entre camioneros y particulares, cuya expectativa de llegar a destino es la misma, fuera de que unos lo hagan en virtud de su trabajo y otros en función del descanso o un viaje de compras.

Igual de recurrente que los titulares periodísticos son las promesas oficiales de uno y otro lado de la cordillera de los Andes.

Pasan gobiernos y gobernantes y lo único que pueden esgrimir como supuestas acciones para facilitar el cruce a Chile o la Argentina son las innumerables reuniones bilaterales que impulsaron durante sus gestiones.

Encuentros que en definitiva no son más que un cúmulo de buenas intenciones mechadas con altas dosis de burocracia y escasas soluciones concretas.

Para este martes estaba previsto que una nueva cumbre argentino-chilena se siente a debatir criterios en cuanto a la apertura y cierre del paso a los efectos de menguar la andanada de (merecidas) críticas que vienen cosechando por las complicaciones operativas que exceden lo climático.

En la reciente entrevista que Macri concedió a Canal 7, el mandatario renovó promesas de obras en el paso Los Libertadores porque considera que es clave para que Mendoza salga al mundo con sus vinos.

Es de suponer que ese mandato estará firmemente implícito en la reunión de este martes, si es que realmente existe una genuina intención de cambiar de cuajo un sistema que ha probado de sobra ser tan ineficiente como dañino.
Fuente:

Más Leídas