Editorial - San Juan San Juan
martes 18 de octubre de 2016

Argentina, el basurero de Chile

La noticia de que una minera chilena arrojó en San Juan sus desechos tóxicos refleja cómo se entiende la minería de uno y otro lado de los Andes. Un incidente que puede disparar un conflicto binacional.

Cuando se le consultó al abogado denunciante, Marcelo Romano, qué hubiera pasado si en lugar de ser una minera chilena la que arrojó sus desechos tóxicos en territorio argentino hubiera sido al revés, el letrado no lo dudó: "Se hubiera producido un escándalo internacional".

Esa dispar repercusión habla a las claras de cómo la minería está instalada en uno y otro lado de la cordillera.

Por relevancia económica y política, en Chile es claramente un tema de Estado. En la Argentina, en cambio, sigue siendo una materia pendiente, siempre incómoda para los gobernantes de turno ("piantavotos" debería decirse para ser más explícitos).

Lo real es que aquí, al no hacerse visible su importancia, lo que trasciende públicamente es, por lo general, su parte negativa. Es decir, aquello que por no cumplir lo que determina la ley se sale de madre y causa un daño considerable en lo ambiental.

De ahí, hay un solo paso para que se tomen los casos aislados y se generalice intencionalmente
a favor de causas militadas con fervor dogmático.

En el hecho puntual difundido en Periodismo para todos (Canal 7), lo preocupante es apreciar cuán fácil le resultó a la minera Los Pelambres tomar a San Juan como basurero particular.

Según la denuncia argentina, el "regalito" de la firma chilena "es la roca estéril, un desperdicio de la explotación de la minera a cielo abierto que no sirve para nada. El problema grave es que produce un fenómeno que se denomina drenaje ácido".

Una vez mediatizado el tema, es notable cómo funcionarios de Chile y de San Juan se patean la pelota en plan de justificar lo injustificable.

Hasta el embajador argentino en Chile, José Octavio Bordón, admitió que con sus pares diplomáticos están abordando el grave incidente que las autoridades trasandinas intentan minimizar.

Volvamos al principio. De haber sido Chile el basurero ad hoc, hoy estaríamos en boca de todos.

Para quienes sostienen que la minería en Mendoza es necesaria y factible, véase lo ocurrido con la minera trasandina como una lección de aquello que no debe hacerse. No como una excusa para seguir negándose a la minería.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas