Editorial - ciberacoso ciberacoso
miércoles 10 de agosto de 2016

Adolescentes en peligro

¿Qué está haciendo la escuela, es decir, el Estado, para instruir a los adolescentes acerca de cierta violencia que está latente en las redes sociales y sobre las formas de evitarla?

Los casos de ciberacoso y la aparición de cuentas de Twitter que escrachan en asuntos de tinte sexual a adolescentes de escuelas secundarias del Gran Mendoza, han vuelto a prender las alarmas sobre la peligrosa actitud de muchos padres que dejan a menores de 12, 13, 14 o 15 años pasar horas en las redes sociales sin ningún tipo de control o de advertencias.

En esas cuentas, que giran en torno al término "bardo", se busca escrachar a chicas y chicos exponiendo sus intimidades. Según la actual acepción popular, hacer "bardo" es generar líos y problemas. Para los diccionarios clásicos, "bardo" era el poeta o la persona que transmitía historias o poemas de forma oral.

Los que están detrás de esto (¿psicópatas mayores de edad?, ¿compañeros de los afectados?) se valen de fotos, videos o comentarios que los propios afectados han subido a las redes en el afán de hacerse pasar por audaces o para probar que son más grandes y zafados de lo que realmente son.

Así es como las víctimas adolescentes, tanto varones como mujeres, son mostrados en poses provocativas o en desnudos, o en otros casos manteniendo relaciones sexuales o manoseos, acompañados de comentarios groseros o descalificantes que, en lugar de alabar la belleza o su precocidad en asuntos sexuales, no hacen más que denigrarlos.

Ante esto, las preguntas surgen a borbotones: ¿cuántos son los padres que están realmente ocupados por la correcta educación sexual de sus hijos a fin de evitarles estos problemas que tanto daño les pueden llegar a acarrear?

¿Cuántos son los que dialogan con frecuencia con sus hijos de los peligros que acechan en un mal uso de las redes sociales?

¿Qué está haciendo la escuela, es decir, el Estado, para instruir a los adolescentes acerca de la violencia que está latente en esos sitios digitales y sobre las formas de evitarla?

¿Por qué el derecho a la privacidad que nos ofrece nuestro marco legal tiene tan poca difusión entre los más jóvenes?
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas