DiarioUno.com.ar
Imprimir nota Imprimir

2006-03-28 00:00:00 | Mendoza

Perros vagabundos del Parque estarán al cuidado de Moproa
La entidad que protege a canes abandonados recibirá de la dirección del San Martín materiales para ampliar su refugio, adonde además se quiere adiestrar a los animales para rescate, guardia o presa

Los problemáticos perros que vagabundean por el parque General San Martín tendrían un mejor destino a partir del trabajo de la dirección de ese predio y del Movimiento de Protección al Animal (Moproa). Mediante una donación de materiales, esa entidad ampliará el refugio que posee, donde se alojarán los canes que merodean por el Parque y además serán adiestrados para guardia, caza y rescate.

Moproa tiene un lazareto canino en el Parque Industrial de Las Heras. Elocuentemente llamado El Refugio, alberga a unos 150 canes recogidos de las calles, que son curados, cuidados y alimentados. La ONG se sostiene merced a la cuota mensual de $5 que pagan sus 300 socios, donaciones y eventos para recaudar fondos.

Además de no cubrir los costos, la falta de recursos obliga a Moproa a aceptar los que considera “casos extremos”, por lo cual muchos perros que podrían tener un sitio donde esperar a ser adoptados, no son recibidos. Por su parte, en el Parque hay muchos canes sin dueño sueltos, algunos de lo cuales mordieron a paseantes, situación que derivó en denuncias en la Policía.

Ambos problemas pueden atenuarse a partir de la propuesta del director del Parque, Roberto Belinaud. “Entregaremos a Moproa tela de alambre, postes y mano de obra para ampliar su refugio, de modo que podamos llevar perros del parque”, adelantó Belinaud. Explicó que los perros vagabundean principalmente en las inmediaciones del Club Regatas y la Fuente de los Continentes, donde “los visitantes, erróneamente, les dan de comer y éstos lo toman como sitio fijo. Ahí se quedan hasta que pasa el recolector de basura y entonces bajan a la ciudad”.

Establecido ayer el compromiso con Moproa, Belinaud pretende reunirse con las comunas. “Es necesario que participen de este tema, ya que los perros del Parque vienen de barrios de Godoy Cruz, del piedemonte de Capital y Las Heras, por ende es necesario coordinar con ellos para que implemente acciones”, exigió.

Este aporte permitirá crear espacio en El Refugio para los perros que les envíen. Hoy mide 50 metros de ancho por 70 de largo, divididos en dos sectores. En una mitad hay 10 jaulas y en la otra, tres. En esta segunda, se sumarían siete para lo cual contribuirán técnicos del Zoológico que conocen sobre la construcción de jaulas.

Pero no todo queda en la donación. Se aspira a que adiestradores que utilizan el Parque y la Policía de Mendoza doten a los canes de lo que Juan José Figueroa, veterinario de Moproa, calificó como “valor agregado”. Esos expertos determinarán la propensión genética de los animales para entrenarlos, para luego donarlos o conseguirles alguien que los sigan criando.

“Evitar accidentes con canes es un tema de salud pública. A la vez, se trata de evitar la eutanasia de los animales que hacen algunas comunas para disminuir la población, respuesta que deben dar ante la falta de cultura y responsabilidad de muchos ciudadanos”, consideró Figueroa.

Respecto del adiestramiento, detalló que aparte de cuidarlos en El Refugio, poder tener perros capacitados es “un incentivo a los ciudadanos para que los adopten. Eso, además del cariño y la compañía que brinda el perro. A la vez, es un modo de disminuir la población de perros sin dueños o con dueños irresponsables, sin que la matanza sea la única opción”.