DiarioUno.com.ar
diariouno.com.ar | Edición Impresa | Mendoza Mendoza
Lunes 8 de Octubre de 2012  
 Estado del tiempo
 
Buscador Ed. Impresa  
Buscador avanzado
Tapa Impresa RSS SMS

Aumentar tamaño Reducir tamaño Enviar por mail Imprimir nota
Mendoza

Avome pide familias cuidadoras para 39 niños de la Casa Cuna

Según la Asociación de Voluntarios de Mendoza, son chicos que temporariamente pueden ser ubicados, que están en situaciones extremas y no pueden ser cuidados por sus parientes.
08-10-2012

Pablo Abeleira
pabeleira@diariouno.net.ar

En Mendoza existen lugares donde la palabra urgencia cobra otra dimensión. Es el caso de la Casa Cuna, donde hoy residen 39 niños de entre un mes y 13 años, todos ellos con un denominador común: la necesidad de un hogar. En esa dirección trabaja la Asociación de Voluntarios de Mendoza por la niñez y la adolescencia (Avome), que apela a la generosidad de las familias mendocinas para que brinden cobijo a estos niños.

Todos ellos llegaron a la Casa Cuna una vez que el Estado comprobó que situaciones de tal precariedad pusieron en riesgo su desarrollo. “Los chicos que están aquí llegan por diferentes problemáticas: situaciones extremas de habitabilidad, familias monoparentales, padres insolventes económicamente o circunstancias de violencia familiar son factores que pueden dar lugar a la internación”, explica Alicia Beines de Mayorga, fundadora y presidenta de Avome.

Una vez internados, lo que se busca es que los chicos no pierdan la noción de los vínculos familiares. Esto da la posibilidad de que otras familias puedan albergar a uno o más niños, de forma temporaria.

“Es importante destacar el carácter temporario del vínculo entre una familia cuidadora y un niño. Muchos confunden esto con la adopción. Lo que se necesita son familias dispuestas a brindar afecto y un ámbito adecuado para los niños durante un lapso de 90 días, con la posibilidad de extender la estadía 90 días más”, aclara Beines de Mayorga.

Estos plazos son los que contempla para estos casos la ley 26.061 que apunta a la protección integral de niñas, niños y adolescentes.

En 2012, la Casa Cuna promedió entre 15 y 20 niños institucionalizados. Pero en el último mes la cifra se incrementó hasta duplicarse. No existe una razón específica, sino que converge una gran cantidad de motivos, todos ellos relacionados con el riesgo social en el que conviven algunos niños. El incremento de los residentes en el hogar hace que se redoblen los esfuerzos de los recursos humanos y que el material utilizado para cubrir las necesidades de cada uno de los chicos sea administrado con la mayor prolijidad.

En cuanto a las familias cuidadoras, este año el promedio superó las 10. Pero en este momento hay apenas 6. “Hay familias que terminan de cuidar un niño e inician los trámites para albergar a otro. Pero a veces esas familias deciden tomarse un tiempo, lo cual es muy respetable. Por eso, existen momentos en que la cantidad de familias disminuye en forma considerable”, explica Beines, quien lleva 42 años de voluntariado.


El proceso
El primer paso que una familia debe dar para convertirse en cuidadora es contactarse con Avome telefónicamente o asistiendo a la sede que la institución tiene en Armani 1800, de Godoy Cruz. La institución, pionera en la protección de niños institucionalizados, releva los datos de cada familia y luego pone a trabajar a un equipo interdisciplinario que se ocupa de evaluar la situación de cada postulante. Beines de Mayorga explica: “Tenemos un equipo de profesionales que realiza un seguimiento de cada familia antes de asignarle temporalmente el cuidado de un niño. Claro que lo más importante siempre es la voluntad del niño. Por eso escuchamos lo que quieren y si están de acuerdo, entonces son asignados a una familia”.

Durante el lapso de cuidado se realiza un monitoreo, incluso, las familias deben cumplir con un régimen de visitas a la Casa Cuna, donde un chico puede reencontrarse, por ejemplo, con sus padres o sus hermanos. “Una de nuestras premisas fundamentales es el sostenimiento del vínculo familiar. Eso es algo que debe respetarse en todo momento”, dice Beines.

Esta máxima se respeta a tal punto que hay chicos que llegan a la Casa Cuna con sus hermanos y si es posible, son ubicados luego en un mismo hogar.

En adelante la familia tendrá al cuidado al niño durante 90 días. Legalmente, se permite una prórroga por tres meses más.

“Por nuestra política que apunta a respetar el concepto de familia, no recomendamos que el plazo se extienda más de 90 días. No se trata de chicos en adopción, sino de niños que deben continuar con sus familias, si es que estas mejoraron sus condiciones de vida. Esto no impide que una familia cuidadora pueda seguir visitando al niño”, explica la titular de Avome.



42 años por y para los chicos

El acta de fundación de Avome data del 4 de octubre de 1971, aunque un año antes ya había comenzado a trabajar. En una primera etapa trabajó apuntando a la atención personalizada de chicos de entre 0 y 4 años. Aunque exitoso, se trataba de un esquema muy ambicioso, que requería de muchos voluntarios y recursos, y no pudo sostenerse en el tiempo. A fines de los ’80 llegó el concepto de minihogar, llevado más hacia el concepto de familia, desde donde trabaja hoy Avome.

La institución llegó a contar con más de 200 voluntarios distribuidos en tres centros de protección de derechos: uno en Godoy Cruz y dos en Santa Rosa. En ellos los voluntarios de Avome, que hoy llegan a 80, trabajan en la estimulación temprana de niños de 0 a 5 años a través de jardines maternales, inclusión educativa de niños y jóvenes de 6 a 25 años, talleres deportivos y culturales para niños, adolescentes y jóvenes a manera de “espacios puente” para acceder a la escuela. La misión se extiende también a los más grandes, con el acompañamiento profesional a la familia y capacitaciones en diversos oficios destinadas a jóvenes y adultos.




Institucional | Staff | Receptorías | Cómo Anunciar | Negocios Digitales | Contactos

© 2007 UNO GRAFICA. Todos los derechos reservados. Mendoza, Argentina