DiarioUno.com.ar
diariouno.com.ar | Edición Impresa | Mendoza Mendoza
Domingo 30 de Mayo de 2010  
 Estado del tiempo
 
Buscador Ed. Impresa  
Buscador avanzado
Tapa Impresa RSS SMS

Aumentar tamaño Reducir tamaño Enviar por mail Imprimir nota
Mendoza

“El sexo no afecta a los deportistas de alto rendimiento”

Así lo aseguraron especialistas consultados por Diario UNO. Sólo influye si se tratara de una relación ocasional.
30-05-2010

Juan Manuel Porolli
jmporolli@diariouno.net.ar

Las declaraciones del médico de la Selección nacional de fútbol, Donato Villani, sobre que los jugadores de Argentina podrán mantener relaciones sexuales con sus respectivas parejas reabrieron un debate que se produce con cada Mundial: ¿el sexo afecta en el rendimiento deportivo? La respuesta es unánime por parte de sexólogos: “No”. El doctor Adrián Sapetti aseguró que “hacer el amor no genera un desgaste que no permita realizar actividades deportivas posteriores, porque si no, nadie podría ir a trabajar después de tener relaciones en la mañana. Sólo se necesita un breve lapso de descanso, nada más”.

Y agregó que “sólo podría volverse un inconveniente si el hombre tiene algún tipo de disfunción sexual, como eyaculación precoz o problemas de erección. En estos casos no es aconsejable, porque puede ser un factor de desequilibrio para jugar y generar frustraciones, lo que mentalmente puede jugar en contra a la hora de una competencia de alto rendimiento como es el Mundial de fútbol”.

Sobre este último punto, Sapetti indicó que el médico a cargo de la delegación deberá estar atento a si alguno de los jugadores tiene este tipo de inconvenientes, para que no llegue a consumar el acto sexual.

Igualmente, el especialista desaconsejó la práctica de muchas posiciones, sobre todo para evitar lesiones y sobreexigir al músculo. “El coito de parado, por ejemplo, puede ser de gran desgaste muscular para el jugador. Lo ideal sería que él se acostara en la cama y que la mujer hiciera todo el trabajo”, señaló.

En otras palabras, el profesional aconseja dejar archivado el Kamasutra y recurrir a la postura de Andrómaco (también conocida como “la fusión”), donde el hombre esta acostado sobre la cama con su compañera encima, en cuclillas o arrodillada, y ella controla perfectamente la profundidad y el ritmo de la penetración, mientras él no realiza mayores esfuerzos.

El sexólogo destacó que puede ser incluso muy positiva para el deportista esta práctica siempre y cuando la lleve adelante con su pareja estable, ya que nuevas relaciones implican una tensión y otra exigencia de querer rendir lo mejor posible en la cama.

Por su parte, el especialista y columnista de Diario UNO José Luis Rodríguez le quitó dramatismo a la situación, y señaló: “Estamos hablando de atletas de alto rendimiento, entrenados, por lo que, en comparación con el fútbol, el esfuerzo por el sexo es mínimo. Si es con una pareja estable que se práctica el coito, la exigencia no es mayor a subir dos pisos por las escaleras al trote”.

Y agregó: “No sólo no baja el rendimiento, sino que se podría llegar a decir que hasta lo mejora, ya que en el momento del orgasmo el hombre libera endorfina y oxitocina, que promueve la relajación, además de contar con la contención afectiva de tener a la pareja al lado en momentos de tensión”.

Rodríguez bromeó al decir que, si existiera algún tipo de desgaste importante, “serían muchos los hombres que serían muy flacos y que no necesitarían entrenamiento físico para rendir en cualquier deporte”.

Si bien aseguró que es indistinto quién hace el desgaste, Rodríguez coincidió con Sapetti en que la mayor dificultad se daría en el caso de que la persona con la que se vaya a practicar relaciones sexuales no sea la pareja estable, por lo que se quiera realizar grandes proezas para poder cubrir las expectativas sexuales generadas en el primer encuentro.



Oficial

“El sexo forma parte de la vida social y en sí mismo no es un problema. Los inconvenientes aparecen con los excesos y los aditivos, o si se hace con alguien que no es la pareja estable o en horarios de descanso”.


Donato Villani
médico de la selección argentina


Ocasional es mayor exigencia

“Quien hace deporte tiene otras necesidades sexuales que quien no practica nada. El deporte te hace liberar endorfinas, lo que deriva en mayor necesidad sexual que en los que no realizan ningún tipo de actividad”.

La frase pertenece al deportólogo mendocino Matías Roby, quien además aseguró: “El sexo a la alta competencia no le genera ningún inconveniente en tanto y en cuanto el atleta lo tenga con la pareja estable, porque no lo sacás del contexto en el cual habitualmente lo desarrolla. Además, la esposa del futbolista conoce los ritmos del jugador y los va a respetar”. E hizo la salvedad de que “distinto es cuando uno lo hace con parejas ocasionales: ahí habría una autoexigencia para cubrir las expectativas generadas”.

Si se trata del coito con la mujer con la que el deportista lleva un tiempo de relación, “físicamente no tienen limitaciones; no se te genera un desgaste extra”, sostuvo Roby, quien aclaró que “tampoco es que quede liberado, se debe practicar en la medida en que uno lo hace habitualmente”.

Además, el especialista destacó como postura personal que “en una competencia que se da cada cuatro años, y que para muchos es la única oportunidad en la vida en que la va a poder realizar, muchas veces tiene sentido postergar ciertas cosas, dejando en claro qué es lo prioritario para cada uno”.

En cuando a si hay o no posiciones prohibidas, que puedan afectar el músculo de cualquier jugador, el médico manifestó que “en el deportista de alto rendimiento no tiene desgaste la relación sexual; es más mental que otra cosa”.



Debate. ¿Es bueno tener sexo en las concentraciones? Según los especialistas, sí.

3Evangelina Anderson. Casada con el defensor del Bayern Munich y de la Selección Argentina Martín Demichelis.

7Eliana Guercio. Vedette argentina que está casada con el arquero Sergio Romero, diez años menor que ella.


Institucional | Staff | Receptorías | Cómo Anunciar | Negocios Digitales | Contactos

© 2007 UNO GRAFICA. Todos los derechos reservados. Mendoza, Argentina