DiarioUno.com.ar
Mendoza
Domingo 27 de Abril de 2008  
 Estado del tiempo
 
Buscador Ed. Impresa  
Buscador avanzado
Tapa Impresa RSS SMS

Aumentar tamaño Reducir tamaño Enviar por mail Imprimir nota
Mendoza
Un cachorro de raza cuesta entre $350 y U$S1.200
En nuestra provincia existen criaderos que venden canes con pedigree, tanto a nivel nacional como internacional.

Marcela Furlano
mfurlano@diariouno.net.ar

Tener una mascota en casa significa incorporar a la familia un integrante que prodigará y recibirá afecto. Pero en algunos casos, también es una inversión. Comprar un cachorro de ciertas razas puede costar entre $350 y 1.200 dólares, según la raza y el “árbol genealógico” del pequeño, que será mucho más caro si sus ancestros han sido campeones.

Además, como lo explica Eduardo Hidalgo (del criadero New Roswel, con más de 10 razas), las hembras cuestan más que los machos.

En Mendoza hay varios criaderos que se dedican a una raza específicamente o a varias, en una tarea que desarrollan de domingo a domingo, porque a los perros hay que alimentarlos, limpiar sus jaulas y asistirlos con las crías los 365 días del año, atentos a cualquier emergencia sanitaria que pudieran tener. El criadero New Roswel, por ejemplo, cuenta con una verdadera sala de partos, donde se ubica a las perras que van a parir y luego se las deja en caniles con sus cachorros.

Todos ellos cuentan con veterinarios o con una clínica veterinaria que los asiste en los planes de desparasitación y vacunación de las crías y en el cuidado de los ejemplares adultos destinados a la reproducción. Por lo general prefieren que el profesional atienda a sus “pacientes” en el mismo criadero, porque no quieren trasladarlos por temor a que puedan contraer en los consultorios alguna enfermedad que podría extenderse a las decenas de perros que tienen a su cuidado. Es decir que estos perritos cuentan con su “médico de cabecera” que los atiende a domicilio.


El compañero ideal
La mayoría de los criadores llegan a esta actividad como consecuencia de su amor por los perros. A pesar de tener cientos de animales a su cargo, son capaces de llamarlos por su nombre y saber quiénes son sus padres. Tal es el caso de Cintia de Aubone, del Criadero Hankering, que inició su actividad con perros campeones de raza collie traídos de Estados Unidos, y ahora tiene cerca de 10 razas e identifica por su nombre a cada cachorro.

Cuando un matrimonio o una familia entera van a comprar un perrito los criadores se encargan de averiguar cuáles son las expectativas que tienen con respecto al can, el espacio que dispondrá y cómo son los futuros dueños. “Creo que existe un perro para cada persona –afirma Beatriz de Prado, del criadero de ovejeros alemanes Von Willbet–. Hay que ver si lo que desea es un perro para resguardar la seguridad de la familia, de compañía o para exposición. Si el cachorro tiene una personalidad muy fuerte, dominante, necesitará un dueño que sepa imponérsele, si no, tanto el animal como el dueño van a decepcionarse”.

Daniel Astudillo, del Criadero del Piemonte, coincide en estas afirmaciones y averigua si el cliente quiere un perro para pet (mascota) o exposición. El primero es más barato, en tanto que para exponer ya a los 35 días empieza a preparárselos. Y cada uno de ellos, al igual que los perros que serán entrenados para defensa, tienen características especiales que su amo debe conocer. Incluso llegan a negarse a vender perros que consideran que no se adaptarán a una determinada familia.


De aquí para allá
La mayoría de estos establecimientos vende no sólo a nivel provincial, sino también nacional e internacional. Los contactos se propician sobre todo a través de sus páginas web.

Para vender un perro al exterior hay que pedir a la Federación Cinológica Argentina un certificado de exportación. Se emite el pedigree del animal una vez que se le ha instalado un microchip, que se compra en la delegación del Kennel Club y que es instalado gratis por un veterinario para los socios del Kennel. Con la constancia del número de microchip y su pedigree de exportación, el can tiene su “pasaporte” para emigrar.



canes de compañía

Los precios son estimativos, porque siempre dependen del pedigree de cada cachorro. Las hembras son más caras.


Beagle.

Su carácter inquieto y juguetón
lo ha convertido en uno de los más vendidos para familias
con niños
pequeños.


$1.200


Labrador. No es aconsejable para seguridad, pero se usa como perro de rescate o lazarillo,
por su buena aptitud para el adiestramiento.


$350 a $600


Lhasa apso. De origen asiático, tiene un carácter particularmente sociable, lo cual lo hace un perro ideal para compañía.


$900


Yorkshire terrier. La raza se hizo conocida porque Susana Giménez tenía uno, Jazmín. Cuanto más pequeños son, más valiosos.


$900 a $1.500


perritos de probeta

Existen algunas razas, como el bull dog inglés que se ve a la izquierda (Nacho, del Criadero New Roswel), cuyos cachorros nacen a través de la inseminación artificial. Las características físicas del perro complican el servicio de la manera usual y por ello se recurre a estas técnicas para propiciar los nacimientos, que suelen hacerse por cesárea.

Este método encarece el costo del cachorro, que cuesta unos 1.200 dólares, dependiendo también de su pedigree.


Patricio Muza, del Kennel Club Mendoza, aclara que lo que está prohibido es el congelamiento de semen, porque
en la Argentina
hay muy pocos lugares que puedan
garantizar que el descongelamiento, un proceso complejo, se lleve a cabo cumpliendo los pasos técnicos necesarios.


El Kennel Club certifica la genealogía de los perros

En los perros de raza, cada cambio de dueño, servicios o nacimientos son supervisados por el Kennel Club, entidad local de la Federación Cinológica Argentina, que son los únicos autorizados en otorgar el pedigree (certificado de origen) del perro, y en sus archivos constan los árboles genealógicos de todos los canes de raza del país. El pedigree no sólo sirve para probar quiénes son los padres o abuelos del perro en cuestión, sino también para garantizar que el animal conservará las características propias de su raza.

Patricio Muza, presidente del Kennel Club local (Espejo 178, primer piso, Ciudad), afirma que desde aquí se realizan las llamadas “denuncias” de servicio, nacimiento y lechigada, que luego son remitidas a Buenos Aires. Se trata de actas donde consta, en el caso del servicio, los nombres del macho y la hembra, el día en que se realizó y otros datos del can y su dueño. Producido el nacimiento, se hace otra denuncia donde se indica cuántos cachorros nacieron, si murió alguno y cuántos machos y hembras son. Luego está la última denuncia, llamada de lechigada, donde se le otorga al nombre al cachorro (por lo general el criadero sigue el criterio de empezar con la letra “A” del abecedario los nombres de los perritos y continuar el orden alfabético), su color de pelo, etcétera. La federación será la encargada de otorgar un número al animal, que lo convertirá, junto con el nombre que le asignen, en un ejemplar único en todo el mundo. Se trata de algo así como el DNI del can y es lo que comúnmente la gente llama tener un perro “con papeles”.

Este trámite oscila entre $50 y $60 pesos y el cachorro es entregado con su correspondiente certificación a los 40 o 45 días por parte del criadero. El que realiza el trámite es el dueño de la hembra que ha parido, y es el encargado de registrar estas novedades.

En Mendoza, esta entidad, que tiene cerca de 40 años, cuenta con unos 100 socios, que pagan una cuota anual de $10.


El ovejero tiene club aparte

Todas las razas de perros obtienen su pedigree a través del Kennel Club, a excepción del ovejero alemán, que podría decirse que tiene un club privado.

En Mendoza el pedigree de esta raza lo otorga el COAM (Club del Ovejero Alemán Mendoza), que depende a su vez POA (Perro Ovejero Alemán), entidad de alcance nacional.

Estas instituciones son las que llevan las denuncias de servicio, nacimiento o venta de los animales. A partir de los 45 días de nacidos, el perro se inscribe y se le otorga un número de cuadro dígitos y las letras que correspondan a la provincia (en nuestro caso son MA), este código es tatuado en la oreja del animal. Es como la “patente” o documento de identidad del can, que junto a su nombre no se repetirá en todo el mundo.

Tanto COAM como POA registran también una práctica usual en los criaderos: el alquiler de vientres, es decir alquilarle una perra a un determinado criador para que alguno de sus machos haga el servicio. Pueden llevar la hembra al criadero o el perro donde se encuentre la hembra. Esto es parte del contrato que se realiza y denuncia en estas entidades, al mismo tiempo que se establece el precio del alquiler de vientre.

¿Por qué esta raza tiene entidades aparte? Beatriz de Prado, del criadero Von Willbet, afirma que esto se debe en gran parte a ser una raza muy difundida en todo el mundo y una de las pocas que poseen una gran versatilidad. “El ovejero es un excelente rastreador porque tiene buen olfato y por eso se lo entrena para buscar drogas o para rescatar personas bajo los escombros o como perros lazarillos. Es una de las razas más buscadas para seguridad y son buenos también como canes de compañía”, explica de Prado.

Para poder criar la edad reglamentaria para las hembras es de 28 meses y para los machos, 24 meses y tener un certificado apto para la cría, que otorga un juez del club.


Algunos criadores y sus razas

Von Willbet. Ovejero alemán. Página web: www.von-willbet.com.ar. Isidoro Busquet 1514, La Colonia, Junín.


Criadero del Piemonte. American staffordshire terrier, beagle, mastín napolitano. Página web: www.del piemonte. com.ar. Patricias Mendocinas 1042, San José, Guaymallén.

New roswel. Más de diez razas, entre ellos el bull dog inglés, bull dog francés, yorkshire terrier, caniche toy, dogos de Burdeos, rottweiler. Brandsen 1496, Luján.


Hankering. Varias razas, entre ellas lhasa apso, golden retriever, collie rough, maltés, beagle. Página web: www.criadero-hankering.com.ar. Ceferino Namuncurá 360, Cruz
de Piedra, Maipú.


El Auca Vuta. Dogos argentinos. Página web: www.dogosargentino.com.ar. Barrio Amigorena, MD C22, Sector 2, Las Heras.

De exposición y para
seguridad.



Beagle.

Labrador.

Lhasa apso


Institucional | Staff | Receptorías | Cómo Anunciar | Negocios Digitales | Contactos

© 2007 UNO GRAFICA. Todos los derechos reservados. Mendoza, Argentina