Mendoza
Lunes 3 de Marzo de 2008  
 Estado del tiempo
 
Buscador Ed. Impresa  
Buscador avanzado
Tapa Impresa RSS SMS

Aumentar tamaño Reducir tamaño Enviar por mail Imprimir nota
Mendoza
Aumentó el control ecográfico en los sectores privado y público
Ya son pocas las mujeres que llegan al parto sin haberse hecho estos estudios. El avance de la tecnología en el diagnóstico por imágenes permite diagnosticar muchas patologías en la mujer.

Marcela Furlano
mfurlano@diariouno.net.ar

El año pasado 13.663 pacientes se realizaron ecografías en el hospital Luis Lagomaggiore, de las cuales 8.145 eran generales (en su gran mayoría para control del embarazo) y 5.518 fueron ginecológicas. En el año anterior las generales fueron 7.703 y las ginecológicas 5.463 (con un total de 13.166), lo cual muestra una tendencia que va creciendo año tras año: las mujeres recurren cada vez más a las ecografías como forma de diagnóstico y seguimiento del embarazo.

La ecografía es sólo una subespecialidad dentro del diagnóstico por imágenes. Para entender la complejidad y la importancia que los profesionales de esta disciplina han adquirido, digamos que sólo en la formación académica se necesitan al menos 10 años de estudio (seis de la carrera de Ciencias Médicas y cuatro de residencia en Diagnóstico por Imágenes), que incluye conocimientos de medicina nuclear, tomografías, mamografías y ecografías, entre otros estudios específicos para el diagnóstico de enfermedades de los diferentes órganos, por ejemplo del corazón (ecocardiogramas).


A partir de los rayos X
El diagnóstico por imágenes formalmente se inició con los rayos X, cuando en 1895 el físico alemán Wilhem Röntgen obtuvo la primera placa radiográfica, de la mano de su esposa, descubrimiento que le valió la entrega en 1901 del Premio Nobel de Física.

La obstetricia en tiempos posteriores comenzó a emplear esta herramienta cuando solicitaba a las embarazadas a término una placa que permitía ver la conformación ósea del feto. Esta práctica se eliminó totalmente por los efectos negativos de la radiación, algo que la ecografía no posee, ya que al trabajar con ultrasonido no implica riesgos ni para la mamá ni para el feto.

Para la ginecología y obstetricia el aporte de la ecografía ha sido invaluable. En la actualidad los especialistas recomiendan la realización, en un embarazo normal, de cuatro controles ecográficos y cada uno de ellos tiene su importancia.

Según el doctor Hugo Horacio Crocco, el avance tecnológico y la alta definición de las imágenes “nos han permitido controlar mucho mejor los embarazos, sobre todo en el diagnóstico prenatal, es decir, con respecto a la salud del bebé antes de que nazca”. Su institución, el Instituto Gineco Mamario (IGM) posee desde hace ocho años una vinculación directa con la Fundación de Medicina Fetal (Fetal Medicine Foundation), cuyo presidente es Kypros Nicolaides, referente y pionero a nivel mundial de esta disciplina. Con este aval, los profesionales del centro realizan el diagnóstico prenatal y el seguimiento del embarazo a través de imágenes, en este caso, de la ecografía. El doctor Crocco recuerda la importancia –en esto coinciden otros profesionales como el doctor Horacio Bernal y la doctora Sara Papa– de una primera ecografía, realizada antes de las 12 semanas de gestación, que determina, entre otros datos, el tiempo de embarazo con poco margen de error. “Lo recomendable es que sea entre la séptima y décima semana para ver la vitalidad del embrión, la frecuencia cardíaca, la implantación, que no haya amenaza de aborto”, afirmó Crocco. Sara Papa, de la Dirección Provincial Materno Infantil, indica que en este período el margen de error con respecto al tiempo de embarazo oscila en cinco días, en tanto que en los últimos meses de gestación la diferente puede ser de hasta tres semanas.


Vínculo y seguridad
Lo que las ecografías aportan al seguimiento del embarazo es poder advertir anomalías en el feto, sobre todo congénitas, que producen alteraciones en sus órganos o anatomía, cuyo diagnóstico precoz es esencial. Si se trata, por ejemplo, de una cardiopatía en el feto, el equipo médico que asiste a la madre estará conformado en el momento del parto por profesionales y neonatólogos que rápidamente se aboquen al cuidado del bebé, sin perder tiempo en un diagnóstico que ya se hizo en la fase prenatal. Todos están preparados para esa contingencia: los padres saben que su bebé necesitará otros cuidados y los médicos saben exactamente la rutina que deberán seguir.

Lo mismo pasa con anomalías de tipo cromosómico, como el síndrome de Down, que a través de diversos indicadores ecográficos (como el llamado pliegue nucal y el tabique nasal) posibilitan entre la semana 12 y 14 de embarazo informar a los padres que el bebé que esperan tienen una alta probabilidad de nacer con el síndrome.

Al margen de esta primera ecografía, se recomienda realizar otras tres: al tercer mes, al quinto y al término del embarazo. En cada de una de ellas se puede avanzar con respecto a la salud del feto y ver, por ejemplo, si no hay problemas en la madre, como la llamada placenta previa. Al final del embarazo se hace un último“chequeo” al bebé y sobre todo se ve cómo está ubicado en el canal vaginal, para saber si las condiciones están dadas para seguir adelante con un parto normal.

En cuanto a la ecografía llamada 4D (en realidad es una ecografía en tres dimensiones que a diferencia de la primera de3D tiene movimiento), el doctor Horacio Bernal afirma que tiene poca utilidad a los fines diagnósticos, salvo para confirmar anomalías externas del bebé, como labio leporino o una hernia en el ombligo. Los papás la solicitan para tener una imagen de muy buena resolución de su bebé y por eso se recomienda hacerla al sexto o séptimo mes de embarazo, cuando la carita del bebé puede apreciarse mejor.



Imágenes interiores

13.663
ecografías se realizaron sólo en el Lagomaggiore en el 2007.


De esas 13.663 ecografías, 8.145 son generales, que incluyen sobre todo a las
de control del embarazo.


Ecografía convencional

Se usa tanto para el seguimiento del embarazo como para diagnóstico de patologías de los órganos ginecológicos internos (ovarios y útero). El ecógrafo usado es el mismo que para estudios de otros órganos. En ginecología también se hace la llamada ecografía transvaginal.


$60 a $100

Ecografía 4D

Sólo muestra el exterior del feto, no sus órganos internos, por lo cual no es tan efectiva para el diagnóstico aunque puede confirmar anomalías externas, como el labio leporino. La solicitan sobre todo los papás para tener un recuerdo de la vida intrauterina de su bebé.


$180 a $200

Mamografía

A pesar de que existe la ecografía mamaria, la mamografía sigue siendo insustituible por su eficacia en la detección precoz del cáncer de mama. Se recomienda que a partir de los 40 años se incluya entre los estudios anuales de rutina para la mujer.


$60 a $120


Ecografías en el embarazo (sector público y privado)

Según datos aportados por la Dirección Provincial Materno Infantil, en un universo de 1.618 pacientes que dieron a luz (1.186 del sector público y 432 del sector privado) en el 2007,
se ha revertido la tendencia por la cual las mujeres llegaban al parto sin haberse hecho ningún control ecográfico prenatal. El porcentaje es de 4,1porciento para el sector público y del 2,8porciento en el sector privado. En cuanto a las que sólo se hacen una ecografía, la doctora Sara Papa explica que en muchos casos lo hacen para saber el sexo, no tanto para asegurarse de que no existan complicaciones en el embarazo.


Los hospitales

La Dirección Provincial Materno Infantil viene realizando esta encuesta de control prenatal desde el año 2002 en el sector público.


En la encuesta del 2007 participaron instituciones estatales y privadas. Los hospitales públicos fueron el Lagomaggiore, Paroissien, Perrupato, Scaravelli y Schestakow.

Del sector privado aportaron datos desde el Hospital Español, Español del Sur, Sanatorio Argentino y clínica Santa María.


Los indicadores de calidad del control prenatal que se evaluaron fueron: captación precoz, examen de mamas, indicación de lactancia, realización de colposcopía y papanicolau, cantidad de ecografías, entre otros.


La esterilidad y diagnóstico ginecológico

Las ecografías convencionales han determinado la posibilidad de realizar diagnósticos de patologías de los órganos ginecológicos internos sin que los mismos sean cruentos para la paciente. El doctor Jorge González, del Instituto Gineco Mamario, afirma que esta herramienta ha posibilitado el diagnóstico de ciertos cánceres (útero y ovarios) en etapas más tempranas y ver su evolución, como el diagnóstico de otras enfermedades benignas, como ciertos quistes ováricos.

Pero todos los avances del diagnóstico por imágenes empalicen frente a los problemas de esterilidad. El doctor Emilio Gassibe, del Instituto de Procreación Asistida (PROAS) sostiene “que es innegable que el avance tecnológico ha ido incrementando y mejorando las herramientas de diagnóstico por imagen en la medicina en general y también en la gineco-obstetricia en particular. Por eso es que siempre he sentido cierta perplejidad como ginecólogo que trata parejas con esterilidad, frente a lo poco que ha avanzado el campo del diagnóstico por imágenes en ayudarnos a diagnosticar enfermedades que causen esterilidad. Salvo una condición llamada endometriosis, en donde la ecografía puede sugerir el diagnóstico y sólo frente a estadios avanzados de esta enfermedad, es poco lo que nos pueden decir estos estudios, tanto las ecografías de cualquier tipo así como las tomografías y la resonancia nuclear magnética. En este panorama resalta un estudio radiológico ‘viejísimo’ (principios del siglo XX), la histerosalpingografía, consistente en instilar –gota a gota– por vía vaginal un líquido opaco a los rayos X, lo que permite ver, al tomar las placas mientras lo inyectamos, la forma interna del útero y ‘si las trompas de Falopio están permeables’”. El precio de este estudio sin obra social ronda los $220.


Opinión

Ernesto Briggs
medico*

La formación académica

En diagnóstico por imágenes hay que distinguir lo que es docencia de grado de la de posgrado. En la primera no es la cátedra, sino la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo, la que define el perfil de médico que quiere formar. En este caso ya tiene determinado que su objetivo es formar un médico para la atención primaria de la salud, entonces eso se traslada a los programas de las cátedras específicas.

Desde la cátedra de diagnóstico por imágenes hacemos mucho hincapié en la radiología general convencional en la formación de los alumnos. La mitad de la carga horaria la dedicamos a la radiología convencional porque se pretende que el médico generalista reciba una radiografía, por ejemplo de tórax, y la pueda interpretar sin necesidad de un informe del especialista en diagnóstico por imágenes y que pueda hacer lo mismo con una tomografía computada en una guardia y llegar al diagnóstico de una hemorragia cerebral, sobre todo cuando se trata de emergencias. Eso es lo que pretendemos del alumno. En la cátedra dictamos dos semanas de radiología convencional, una de tomografía computada y resonancia y la semana restante se enseñan todos los otros métodos que conforman la especialidad: ecografía, mamografía, medicina nuclear, angiografía. Se le exige al alumno que sepa esta información, que es básica en la medicina general y que podrá aplicar tanto en un centro de salud como en una guardia hospitalaria.

La formación académica de un residente es diferente. Esta cátedra está en cuarto año, donde están todas las especialidades, las cuales tienen un tiempo de duración promedio de una o dos semanas, en tanto que Diagnóstico por Imágenes tiene un mes, lo cual da una idea acabada de la valoración que la facultad hace de esta especialidad. La residencia dura 4 años. El primer semestre se enseña radiología convencional y después se ven las demás subespecialidades. Pero el profesional tiene luego la posibilidad de seguir con maestrías y especializarse en una de las áreas, como por ejemplo en ecografía. De esta forma se advierte la importancia que académicamente se otorga a una especialidad que surgió con la radiología y cuyos avances evolucionaron y se extendieron en todo el mundo.


* Titular de la Cátedra de Diagnóstico por Imágenes de la Facultad
de Ciencias Médicas de la UNCuyo.



Control. El doctor Horacio Bernal, especialista en ecografía, afirma que este término se relaciona mucho con el embarazo, pero su aplicación es mucho más amplia.

4D. Los doctores Jorge González y Hugo Crocco junto a una imagen de ecografía en 4D, donde se observa el rostro del bebé dentro del útero materno.

Ecografía convencional


Institucional | Staff | Receptorías | Cómo Anunciar | Negocios Digitales | Contactos

© 2007 UNO GRAFICA. Todos los derechos reservados. Mendoza, Argentina