economia - Mendoza Mendoza
viernes 08 de abril de 2016

Vinos espumantes: buscan redefinir los fondos de inversión

Quieren que los pase a administrar el Estado, para potenciar a los sectores más empobrecidos de la vitivinicultura.

Hace 11 años que la elaboración de espumantes está exenta, por un decreto del Poder Ejecutivo, de tributar el impuesto interno, un canon del 12% que se le aplica a productos considerados lujosos.

El próximo 30 de abril vence –una vez más– el último decreto que exime a esta bebida del pago. Pero en este caso, la medida ha generado una fuerte polémica en el sector vitivinícola porque el diputado mendocino por la UCR Ricardo Mansur ha pedido cambiar la letra del decreto en un punto sensible por el que los bodegueros han puesto el grito en el cielo.

Esto obliga a todos los sectores a ponerse de acuerdo y ajustar la estrategia en poco más de dos semanas para redefinir el futuro de esta industria que ha sido, por cierto, el segmento que más ha crecido medido en consumo, en producción y en exportaciones.

Antecedentes
El famoso decreto que exime a los elaboradores de espumantes de pagar el 12% que estipula la Ley 24.674, por considerarlo un producto de lujo, fue impulsado en el 2005 para aliviar la carga impositiva sobre un producto que ahora es considerado un alimento, porque es un tipo de vino, y no una bebida de lujosa.
En contrapartida por la exención, los bodegueros están obligados a invertir el 125% del beneficio en el llamado Programa de Expansión del Sector Vitivinícola. Ese programa estipula un mínimo de inversión anual que tienen que hacer los elaboradores de espumante. Esa disposición se ha venido cumpliendo y ha hecho que este sector haya crecido mucho en los últimos años.

Pero la polémica estalló cuando el diputado Mansur, ex intendente de Rivadavia, pidió que se redefina el destino de los fondos que los bodegueros deben reinvertir. "En lugar de que vayan al sector de los espumantes, esos fondos deberían ser administrados por el Estado para volcarlos en los sectores de la vitivinicultura más pobres y castigados. Ahora esos fondos se deberían volcar a la protección de viñedos, fondos de stock vínico, alternativas de diversificación y tecnología para todos los viñateros de Mendoza".

El primer disparo Mansur lo concretó a través de una columna de opinión. Mansur repitió que en 11 años el sector dejó de tributar $3.145 millones. "Si otros sectores de la vitivinicultura también estuvieran exentos del pago de un impuesto, lógicamente crecerían más. Hoy hay sólo un sector de la vitivinicultura que se beneficia. Ellos pudieron invertir en más viñedos, en más tecnología, en tela antigranizo, en riego por goteo y perforaciones, mientras otros sectores no tienen para comer y hacen sacrificiow para pagarle las fichas al cosechador", refirió Mansur en el programa televisivo.

La definición
En lo único que todos los sectores están de acuerdo es en que se elimine de la ley al espumante para cortar de fondo con el problema. Incluso los legisladores de diferentes signos políticos están de acuerdo en este aspecto.

Los dos legisladores mendocinos que integran la comisión de DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia), encargada de tratar el decreto de eximición, son la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti, del FPV, y el senador nacional Luis Petri, del frente Cambiemos. Ambos coinciden en que hay sacar definitivamente al espumante de la ley que lo considera un producto de lujo.

Petri expresó al respecto: "El espumante no puede estar gravado en un listado junto con un yate, por ejemplo. Ya está claro que no es producto suntuoso, incluso los precios han bajado porque hay una oferta muy amplia. Yo creo que están dadas las condiciones para que se elimine por ley y dejemos de depender de la prórroga de un decreto. No creo que haya objeción política porque no estamos pidiendo una ventaja, sino el reconocimiento de una situación consolidada. Con esto no perjudicamos a ningún sector. Le veo altísima viabilidad".

"He presentado un proyecto de ley que solicita sacar al espumante de la categoría de producto de lujo y lo he hablado con el ministro de Agricultura, Ricardo Buryaille".

En el mismo sentido se expresó Fernández Sagasti, que también integra la comisión de DNU. "El espumante es un vino más. De los vinos espumantes sólo el 4% se vende a valores superiores a $150, mientras el 45% está por debajo de los $80, y el 51%, entre $80 y $150. La industria creció mucho".

Pero se mostró crítica con el gobierno de Macri, que sólo extendió la prórroga por tres meses: "Creo que hay que ponerse a trabajar para resolver el problema de fondo". Recordó además que hay un proyecto del entonces senador Adolfo Bermejo que plantea la eliminación del espumante de la lista de productos de lujo. "Hay que avanzar sobre ese proyecto para darle tratamiento en Diputados. No creo que tengamos objeciones porque tendremos el apoyo de las siete provincias vitivinícolas". aseguró.

La propuesta de Mansur
En relación a la propuesta del ex intendente de Rivadavia, dijo que no ve necesario cambiar el destino de las inversiones: "El INV revisa muy bien en qué reinvierten las bodegas. Las inversiones se hicieron, y eso le ha dado trabajo a mucha gente, me parece que se ha logrado el objetivo". Por su parte, Petri sostuvo que no conoce en detalle el planteo manifestado por Mansur, "pero, en principio, sería muy bueno ver las rendiciones de cuentas de las inversiones".

-$3.145 millones es lo que dejó de tributar la industria bodeguera en 11 años gracias a la exención que está vigente desde el 2005. Son U$S196 millones (a $16)
-Ese monto es similar a lo que gastará este año el Gobierno para darles el aumento salarial a los docentes. El monto calculado por el Ministerio de Hacienda es de $2.395 millones.

Los bodegueros criticaron la idea del diputado Mansur
Las afirmaciones de Ricardo Mansur fueron retrucadas por el presidente de la UVA (Unión Vitivinícola Argentina), José Zuccardi, y por Walter Bressia, presidente de Bodegas de Argentina.

"La eliminación del impuesto benefició al público porque el producto llega más barato a los consumidores. Es un impuesto injusto porque el espumante es un vino", dijo Zuccardi.

Por su parte, Bressia destacó que el INV controla "todas y cada una de las inversiones que la industria está obligada a hacer. Pero más allá de eso, tenemos que lograr que esto salga por ley para solucionar el problema de fondo", concluyó el dirigente.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas