economia - Macri Macri
viernes 26 de agosto de 2016

Sergio Palazzo: "El Gobierno facilita el negocio de la banca privada"

Lo dijo el secretario general nacional de la Bancaria, el mendocino Palazzo. Defendió a los bancos públicos y contó por qué no acordó con el triunvirato de las CGT.

El titular de la Asociación Bancaria a nivel nacional, el mendocino Sergio Palazzo, criticó la política de Mauricio Macri con respecto a los beneficios que se le está dando a la banca privada, en detrimento de la pública, e hizo fuertes declaraciones contra las medidas económicas del Gobierno nacional, "que benefician la actividad financiera internacional antes que a los bancos regionales".

Fue durante las Jornadas de banca pública y herramientas del desarrollo y el crecimiento. Acompañaron a Palazzo el titular de la Asociación Bancaria de Mendoza, Sergio Giménez; Emmanuel Álvarez Agis, ex viceministro de Economía durante la gestión kirchnerista, y el ex presidente del Banco Provincia, Gustavo Marangoni.

También disertó el ministro de Economía de Alfredo Cornejo, Enrique Vaquié, pero no estuvo en la conferencia de prensa.
"Evitar los '90"
El sindicalista, quien es referente de la Corriente Sindical Federal –integrada por más de 20 gremios–, sentenció acerca de la decisiones financieras de Macri: "El Gobierno nacional está mostrando que tiene una política donde el Dios mercado es el eje de su función, y particularmente el Dios mercado externo. Creemos que hay que reforzar el concepto de banca pública dentro de los instrumentos de desarrollo de la Nación". Y subrayó que "hay que defender la existencia de la banca pública y evitar lo que pasó en los '90, cuando se empezó con otro tipo de empresas distintas a las que se impulsan ahora y se terminó con un desguace de la banca pública de la Argentina".

Sobre el ex Banco Mendoza
"Es bueno que estas jornadas de reflexión se hagan en Mendoza, donde sufrimos la privatización y la posterior caída del Banco de Mendoza, y nos pongan en alerta de esta situación que se vive en la Nación", recalcó Palazzo.

Consultado sobre supuestas intenciones del macrismo de disolver los bancos públicos, Palazzo lo desestimó. Sin embargo, dijo "que hay movimientos en el sector financiero que tienden a facilitar el negocio de la banca privada en detrimento de la banca pública. Si uno mira la transferencia de los fondos que pasaron desde el sector público al privado, es importante", y explicó que se están transfiriendo cuentas de municipios y del propio Gobierno de los bancos públicos a los privados.

"Cuando uno hace el análisis ve que esos bancos privados que ahora hacen este negocio son los primeros que le compraron lebac al propio Estado Nacional, es decir, tomaron depósitos con tasa cero, y ahora le prestan plata al Gobierno al 38%", sostuvo.

No obstante, celebró que el Gobierno de Mendoza de Alfredo Cornejo haya decidido, junto con el gobierno de Mauricio Macri, que el Banco Nación siguiera siendo el agente financiero de Mendoza y habló de la necesidad de hacer una nueva ley de entidades financieras.

"Es hora de que exista una nueva ley al respecto, en la que los bancos internacionales se hagan cargo de sus responsabilidades y no exista una crisis como la de la década del '90", expresó el dirigente mendocino.

El portazo a la unidad sindical
Sobre los motivos de su decisión del lunes pasado de retirarse del Congreso en el que se unificaron las CGT, Palazzo respondió: "Llevábamos una posición clara. Los que conformamos la Corriente Federal de los Trabajadores tenemos una visión respecto del país y sobre las medidas económicas que está tomando este gobierno. Queremos decisiones efectivas del oficialismo contra la desocupación, la inflación y el tarifazo salvaje. Son determinaciones que afectan directamente a los trabajadores y no lo podemos permitir. El Gobierno tiene que medir consecuencias, tanto para las familias como también para el sector productivo, como pymes clubes de barrio y comercios".

Palazzo expresó además que "las CGT tienen que dar una confrontación y tener un plan de acción para luchar contra las políticas económicas del Gobierno que afectan a los trabajadores. No hemos sido escuchados. Los cargos que nos ofrecieron no nos permitían dar este debate, por eso nos fuimos. Acataremos las decisiones de la conducción de la CGT, pero tendremos nuestra postura autónoma con respecto a ciertos temas", remató.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas