economia - cambio climático cambio climático
sábado 02 de abril de 2016

Se complica la producción de duraznos mendocinos

La exportación de ese producto en lata bajó drásticamente en los últimos tres años. Son caros los fletes y los aranceles. Desde el lunes se hará en Mendoza una Conferencia Mundial del Durazno y asistirán especialistas de varios países.

Los altos costos de producción, la falta de competitividad para exportar y las malas cosechas han conformado un combo complicado para la producción de durazno de los últimos años.

El cultivo y la industrialización de esta fruta son referencia para la economía de Mendoza no sólo porque genera 5.000 puestos de trabajo directos cada temporada, sino porque convierte al país en el quinto productor mundial de durazno en lata.

Esta posición a nivel global es motivo para que la provincia sea sede, entre el lunes y el miércoles próximos, de la Conferencia Mundial del Durazno, congreso que se hace cada 2 años con participantes de los países productores: Australia, China, Sudáfrica, Grecia, España, Estados Unidos, Brasil, Chile y Argentina.

El presidente de la Cámara de la Fruta Industrializada de Mendoza, Raúl Giordano, sostuvo que el sector productor de durazno está muy esperanzado en que cambie el contexto económico nacional para que se pueda retomar el nivel de exportaciones que Mendoza tenía hace cuatro o cinco años.

"En los últimos tres años cayeron drásticamente las exportaciones. De vender alrededor del 30% de la producción en el mercado externo, pasamos a vender tan sólo entre el 8% y el 10% de lo producido", se lamentó.

"El gran problema son los costos. No podemos competir con otros países. Entre el gasto de flete y gasto portuario, poner un contenedor en el puerto a nosotros no sale U$S 3.000; mientras que a nuestros vecinos chilenos les sale U$S300. El flete hasta el puerto es muy caro y ya en el puerto, hay que pagar aranceles por todo. Son una cantidad de quiosquitos que encarecen el precio del producto final. Queremos tener puertos más libres, eso es necesario. Ya lo hemos planteado porque es un problema que afecta a todos los exportadores. Nos deja fuera de mercado", explicó Giordano.

Consumo interno

El dirigente y empresario rescató, sin embargo, que la fortaleza del mercado interno es lo que sostiene la producción. "Este es un país donde se consume mucho durazno en lata. En promedio, el consumo por habitante en el país está en un 1,5 latas", agregó.

Financiamiento


"Junto con los altos costos de producción, hay otro problema que asfixia a los productores e industrializadores", dice Giordano. Se trata de la falta de financiamiento para abordar la cosecha, comprar los insumos y concretar el enlatado.

"Es una mercadería que no se puede guardar y si no se cuenta con los recursos para enlatar, la mercadería se pierde. Si existieran herramientas de financiamiento apropiadas para el sector, se facilitaría la industrialización. Esto significa más mano de obra y más empleo para la provincia", rescata Giordano.

Cambio climático

Uno de los aspectos que se abordarán este año en el encuentro global de países productores de durazno será el cambio climático y cómo afecta a la producción.

Justamente, en los últimos años las inclemencias del tiempo diezmaron las plantaciones drásticamente.
"En el 2014, las heladas dejaron en pie sólo el 30% de la producción; en el 2015, la ola de calor maduró la fruta de golpe trayendo como consecuencia producto de mala calidad y este año las lluvias intensas también dañaron la calidad de los frutos", detalló Giordano.

Cambio de tendencias

Otro de los aspectos que en cada encuentro se evalúa es el cambio en las tendencias de consumo.
"Hay que estar muy atentos a eso para tratar de anticiparse a las cambios en las pautas y responder las nuevas demandas del consumidor. En este sentido, entre los envases sigue teniendo demanda la lata metálica de un kilo, también se usan los envases plásticos; pero un gran porcentaje del producto que se comercializa a nivel mundial va en lata", explicó el dirigente.
Fuente:

Más Leídas