economia economia
jueves 30 de junio de 2016

Por las facturas electrónicas, Gráficos advierten que están en riesgo 33 mil empleos

Es que partir de ahora es obligatorio enviar la información en papel salvo que el cliente o usuario dé su conformidad de recibirlos en forma digital.

La Federación Argentina de la Industria Gráfica reclamó a bancos, aseguradoras, prepagas, telefónicas y distribuidoras de energía, entre otras empresas de bienes y servicios, "cumplir" la obligación de enviar facturas y documentación en papel.

La entidad fabril dijo que esa disposición, incluida en la ley de Defensa del Consumidor, permitirá evitar la pérdida casi 33 mil empleos en el sector. Es que partir de ahora es obligatorio enviar la información en papel salvo que el cliente o usuario dé su conformidad de recibirlos en forma digital.

El presidente de la Federación Argentina de la Industria Gráfica y secretario de la UIA, Juan Carlos Sacco, sostuvo que a partir del cambio, "los bancos deberán volver a mandar los resúmenes en papel", al argumentar: "No todos estamos capacitados para utilizar internet".

De acuerdo con la pérdida estimada en la cadena industria, sin la ley 27.250, en el mercado laboral formal se destruirían 32.940 empleos.

A su vez, se perderían USD 579 millones de recaudación respecto de impuestos y tarifas. La entidad argumentó que hay "miles de familias involucradas" en la modificación respecto de la cadena de valor de resumen bancario, tarjeta de crédito, comunicación de consumo de servicios de telefonía de servicios municipales, de medicina y de impuestos, entre otros.

"Hay 70.000 trabajadores en la industria gráfica y 95 por ciento de ellos son pymes", aclaró Sacco en un encuentro con periodistas en la sede de la federación. Pese a sostener que era "necesario" el cambio en la ley, aclaró que no está "en contra de los avances tecnológicos".

"Se dice que para tener papel se talan árboles y es verdad, pero los árboles talados no son autóctonos, son fabricados", subrayó el empresario.

Junto con el presidente de la Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel (AFCP), Osvaldo Vassallo, Sacco resaltó que "está comprobado que el papel impreso no contamina".

Aseguró, además, que "el cambio en la ley fue votado por unanimidad". Insistió en que la impresión de una factura no tiene el mismo peso legal que la original, enviada por la empresa prestadora.

Destacó, en tanto, que si no se hubiera implementado esa modificación, la actividad postal argentina hubiera salido perjudicada, al impactar en los 11.000 locales comerciales distribuidos en todo el país. Puntualizó también que ese sector tiene 31.101 empleos formales y 13.500 vehículos en funcionamiento.
Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas