economia - Mendoza Mendoza
martes 23 de agosto de 2016

Pidieron un frente común por los temas urgentes de la vitivinicultura

El ministro de Economía convocó a los legisladores nacionales de todos los bloques para traccionar la agenda. Hay que conseguir fondos para luchar contra la polilla de la vid y para eximir a los espumantes del impuesto interno.

El ministro de Economía de Mendoza, Enrique Vaquié, le pidió a los legisladores nacionales por Mendoza armar un frente común para atacar a nivel nacional cincos problemas del sector agropecuario.

Los dos más urgentes son el avance de la polilla de la vid, que afecta cerca del 60% de la producción, y la ley de espumantes, porque a fin de año vence la última prórroga a la exención del impuesto interno.

En ambos casos, los tiempos corren, por eso el ministro busca apoyo del Congreso para palanquear la agenda en Buenos Aires.

Son temas urgentes porque los tiempos legislativos corren y en los dos casos se necesita acción por parte de los legisladores nacionales.

Por eso, hubo asistencia casi perfecta de los legisladores a la reunión que citó el ministro Vaquié.

Estuvieron los tres senadores nacionales: Pamela Verasay y Julio Cobos, por el frente Cambiemos, Anabel Fernández Sagasti, por el FPV; y casi todos los diputados: Graciela Cousinet, Patricia Giménez, Luis Borsani, y Luis Petri por Cambiemos; y Guillermo Carmona, Rubén Miranda y Alejandro Abraham por el FPV. Sólo faltaron Soledad Sosa, del Frente de Izquierda, y Stella Huczak y Susana Balbo, representantes de Cambiemos.

Polilla de la vid
En el caso de la plaga que afecta a los viñedos, la Lobesia botrana, más conocida como polilla de la vid, los legisladores tienen que asegurarse que en el Presupuesto 2017 se asigne una partida para ayudar a los productores a combatirla, ya que está afectando en forma creciente a los viñedos de todos los oasis productivos.

Este año hay cerca de 130.000 hectáreas afectadas por la polilla, unas 30.000 más que el año pasado. Esta cantidad de hectáreas representa cerca del 60% del total implantado en Mendoza.

"La plaga va creciendo. Desde que entró hace seis años, avanza sin parar. El problema es que no se hizo nada, nunca se invirtió para controlarla. Ahora es muy importante garantizar partida asignada en el Presupuesto del año que viene para asegurarnos fondos para combatirla. Hacen falta unos U$S22 millones. El Presupuesto se está trabajando y en tres semanas tiene que estar listo, por eso la urgencia en este tema", explicó Vaquié.

El segundo tema que requiere tratamiento urgente es la redacción de un proyecto de ley para eximir a los espumantes del pago del impuesto interno que el Estado les cobra a los denominados productos de lujo.

A fin de año vence la prórroga que estiró el Poder Ejecutivo para evitar que los espumantes paguen el tributo.

Esta es una batalla que el sector vitivinícola viene dando desde hace años y que hasta ahora sólo se ha logrado que el Ejecutivo firme un decreto con la eximición temporal del impuesto.

Pero ahora, tras el recambio de gobierno, hay intención política de solucionar el tema en forma definitiva. Para eso se necesita el apoyo de los legisladores de todos los bloques para avanzar en firme.

Hay algunos proyectos de ley en danza, pero el más viable parece ser uno presentado por Borsani y Petri.

En la agenda común que el Gobierno de Mendoza quiere trabajar con los legisladores, hay tres temas más que necesitan el apoyo político de todos los sectores.

Ayer fueron parte de la charla que se desarrolló en Casa de Gobierno un proyecto de ley de jubilación temprana del trabajador rural que está dormido desde hace mucho tiempo.

Otro problema que requiere de ayuda del Ejecutivo nacional es el aumento de la tarifa eléctrica que impacto en los productores usuarios de pozos de riego.

"Los aumentos dispuestos por el Gobierno en las tarifas afectarán seriamente a los productores a partir de esta primavera, que es cuando más se usa el agua de riego. Para este tema la solución sería un subsidio para los productores del mismo modo que tienen las empresas electrointensivas", expresó el ministro Vaquié.

Naturales versus artificiales
El quinto tema que se puso sobre la mesa está relacionado con los intentos del sector vitivinícola de sancionar una ley que promueva el uso de jugos naturales para edulcorar, en lugar del jarabe de alta fructuosa, un edulzante artificial –pero mucho más barato– que usan, no sólo las embotelladoras de gaseosas, sino la industria en general.

Los intentos de Mendoza por avanzar en esta ley chocaron con el poderoso lobby de las grandes firmas de bebidas gaseosas y contra la industria azucarera asentada en Tucumán.

Por eso, en un intento por buscar consenso con los legisladores de otras provincias, se apuntó a incluir al resto de las frutas naturales y a la caña de azúcar entre los edulzantes naturales para traccionar en bloque un proyecto que aliente el uso de los naturales en detrimento de los artificiales.
Fuente:

Más Leídas