economia economia
lunes 23 de mayo de 2016

Las potencias buscan evitar una guerra de monedas

En estos años, Japón cedió el lugar de segunda economía mundial a China, que actuó como motor de la demanda mundial durante la crisis pero que está también en fase de desaceleración.

Los ministros de Finanzas del G7 de potencias industrializadas buscan fórmulas para reactivar el crecimiento. Lo hacen en un marco de desaceleración económica mundial y de tensiones monetarias.
El G7 sigue manteniendo consultas informales, sin invitar a Rusia desde que este país se apoderó le arrebató a Ucrania la península de Crimea en 2014.

En estos años, Japón cedió el lugar de segunda economía mundial a China, que actuó como motor de la demanda mundial durante la crisis pero que está también en fase de desaceleración.

Quienes intentan encontrar una solución son los ministros de Finanzas de bancos centrales de Japón, Estados Unidos, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia y Canadá.

En la agenda del G7 Finanzas figuran la reactivación de la economía mundial y las grandes preocupaciones del momento: la desaceleración de China, el riesgo de que Gran Bretaña se vaya de la Unión Europea tras el referéndum del 23 de junio y la llegada masiva de refugiados a Europa.

Para el departamento del Tesoro de Estados Unidos los países del G7 tienen la responsabilidad particular de respaldar el crecimiento que está siendo demasiado débil.

"Europa, por su lado, volvió a crecer, pero a un ritmo aún insuficiente y la economía mundial muestra tendencias contradictorias", afirmó el presidente francés, François Hollande al primer ministro nipón Shinzo Abe.

Hollande y Abe abogan por cierto expansionismo monetario, pero Alemania exige ajustes profundos y hace oír su discrepancia con las políticas acomodaticias, de tipos de interés bajos o incluso negativos, mediante las cuales Japón y la zona euro buscan impulsar sus economías.

"La estrategia de estímulo económico a través del crédito tocó su límite", advirtió ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, al diario japonés Nikkei.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas