economia - cambio climático cambio climático
lunes 06 de junio de 2016

La producción de alimentos ya afecta a la biodiversidad

Concientización. El crecimiento de la clase media en los países en vía de desarrollo obligará a los gobiernos a tomar medidas para modificar los hábitos del público y reducir consumo.

Los sistemas actuales de producción de alimentos son ineficientes e insostenibles, y son responsables del 60% de la pérdida de biodiversidad a nivel global. También del 24% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Así lo sostiene el Panel Internacional de Recursos.

La deforestación para agricultura y la contaminación de suelos y acuíferos son algunas de las causas directas de la pérdida de biodiversidad, a las que hay que sumar el impacto del cambio climático producido por el uso de combustibles fósiles.

En su último informe, presentado en el marco de la Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA), el panel de expertos apuesta por modificar todos los eslabones de la cadena de suministro, desde la producción hasta el transporte y la venta, para reducir la huella ecológica y combatir el hambre.

"La pérdida de biodiversidad, el cambio climático y la degradación del suelo son grandes problemas que tienen un impacto directo en la seguridad alimentaria", señaló el ex comisario de la UE y actual presidente del IRP, Janez Potonick, durante su intervención en la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente (UNEA).

Crece la población
La población mundial se ha multiplicado por cuatro en el último siglo, mientras que el uso de los recursos naturales es 34 veces mayor, lo que amenaza con provocar daños irreparables en el medio ambiente. Esto, unido a la creciente clase media en los países en vías de desarrollo, obligará a los gobiernos a tomar medidas para cambiar la manera en que se producen los alimentos y, al mismo tiempo, a modificar los hábitos de consumo, incluido el primer mundo.

El sistema alimentario actual ha creado una situación paradójica en la que 800 millones de personas viven por debajo del umbral de la pobreza y otros 2.000 millones tienen sobrepeso.

Así, reducir el consumo de productos que requieren el uso intensivo de recursos -en especial la carne-, apostar por cadenas de suministro regionales y concienciar al consumidor final sobre el impacto ambiental de sus decisiones son algunas de las propuestas del informe del panel.

Frenar el cambio climático requiere de un enfoque que combine impactos a corto plazo, con medidas a largo plazo: un proceso educativo que fomente la conciencia crítica de la sociedad. En este sentido, los líderes políticos juegan un papel clave para modificar el presente.
Fuente:

Más Leídas