economia - Buenos Aires Buenos Aires
viernes 10 de febrero de 2017

"La gente se droga con éxtasis y no les dan el agua, pero prohíben la publicidad de las bebidas alcohólicas"

Lo dijo Susana Balbo, respecto a la prohibición de publicitar bebidas alcohólicas en Buenos Aires.

La ley que prohíbe la publicidad del vino y otras bebidas alcohólicas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires llevó a los dirigentes de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) a plantear la inconstitucionalidad de la norma por vía judicial.

Pero además, reina un disgusto político detrás del perjuicio económico que les causará a los empresarios y al sector productivo vitivinícola de Mendoza.

A pesar de ser una provincia oficialista, el Gobierno de Mendoza salió a posicionarse en contra de esta normativa impulsada por la gestión del PRO en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Así lo dejó planteado el ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Enrique Vaquié.

"La economía regional de Mendoza, San Juan y otras provincias vitivinícolas va a sufrir un perjuicio extremo por esto, el diálogo no se construyó con los legisladores porteños. No fuimos escuchados", dijo el ministro, y agregó: "Como gobierno formamos parte de la COVIAR y entendimos que si bien se agregaron algunos de nuestros requerimientos a la reglamentación de la ley no fueron suficientes, por eso acompañamos el recurso judicial".

El revuelo en el PRO
Los ojos de la política estaban puestos en la reacción de la legisladora nacional del PRO por Mendoza, Susana Balbo, ante el pedido judicial de la COVIAR porque a Balbo le toca "ser juez y parte" en el conflicto. Por un lado, el Gobierno que lo plantea es de su partido y, por otro, ella es una conocida productora vitivinícola.

Ante esta dicotomía, Balbo se inclinó por apoyar a los vitivinicultores: "Yo lo veo como un daño enorme para la economía regional. Ignorar que el vino hace a la generación de empleo, por ejemplo. Además, es una irresponsabilidad se utilizar al vino como el chivo expiatorio de una problemática que tiene que ver más con el control del narcotráfico y con lo que pasa en las fiestas electrónicas que con publicitar una bebida".

Hay que aclarar que la polémica normativa fue elaborada después de la fiesta electrónica Time Warp, en la que murieron cinco jóvenes. Además de haber consumido drogas, en la fiesta no había agua corriente, y la botella de agua mineral se cobraba 100 pesos.

"La gente se droga con éxtasis y no les dan el agua, pero prohíben la publicidad de las bebidas alcohólicas; hay que controlar otras cosas, no prohibir el punto de vista es lo correcto", manifestó la diputada nacional.

Además, aseguró estar "bastante enojada" con la medida y con la forma en la que se la puso en marcha. Acerca de qué si está enojada con su propio partido, Balbo aseguró que no fue una idea planteada por el PRO, pero que finalmente la terminaron haciendo suya. "El proyecto es respaldado por todos los partidos, por lo que significa socialmente. Es obvio que nadie en sus cabales va a querer votar en contra de algo que dice y promete resolver un problema tan complejo", sostuvo la legisladora.
Y agregó "como productora estoy alineada al resto de la industria".

Además dijo que a los legisladores porteños les ha faltado información y no han querido escuchar las posturas contrarias a la ley, y los motivos de estas: "Yo no hago publicidad, hay empresas como la mía que prefiere la publicidad del boca a boca, o a través de lo que escriben los periodistas, esto afecta más a las empresas más grandes. Pero quiero dejar en claro que firmas como la mía y otras que no son tan grandes, nos beneficiamos con la publicidad que hacen Peñaflor o Chandon y que ponen a la industria vitivinícola en la mente de la gente".
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas