economia economia
miércoles 06 de julio de 2016

La crisis de la ex Molto aún no encuentra solución

Posee una deuda millonaria con productores de durazno del Sur. La firma pertenece al grupo Cartellone. Les debe 3 quincenas a los empleados. Hoy hay una reunión entre las partes para tratar de solucionar el conflicto

Productores de durazno del Sur provincial y empleados de Industrias Frutihortícolas San Rafael (ex Molto), perteneciente al grupo Cartellone, están en máxima alerta por la crisis financiera que atraviesa la firma. Entregaron su producción en el verano y aún no la han cobrado, mientras a los empleados se les deben los sueldos desde hace casi dos meses.

Hay al menos 22 productores de San Rafael a lo que se les adeudan $3 millones por el durazno que entregaron en el verano, y cerca de 40 trabajadores efectivos de la planta ubicada en el distrito de Real del Padre a los que se les debe la segunda quincena de mayo y las dos quincenas de junio.

Los problemas de la empresa comenzaron a evidenciarse hace cerca de un año, pero se agudizaron hace un mes, cuando intervino la Justicia. En esa oportunidad, la cadena de supermercados Coto hizo un reclamo por vía judicial por una cantidad de latas que la fábrica les adeudaba.

En esa instancia intervino además el Gobierno provincial, solicitando un amparo para proteger el planteo de los productores y empleados que advierten de que la única posibilidad de cobrar es salvaguardando el durazno enlatado en la temporada.

Tanto el Gobierno provincial como los legisladores del Sur (en especial el radical Edgar Rodríguez) y el intendente de San Rafael, Emir Félix, vienen siguiendo el conflicto con la intención de llegar a una solución.

Días atrás, integrantes de la Comisión de Economía de la Cámara de Diputados se reunieron con Juan Rubio, José Salcedo y Miguel Sostres, representantes legales e integrantes del comité de crisis de la empresa con paquete accionario de Cartellone SA, para delinear medidas a tomar en función del atraso en el pago de las quincenas a sus empleados, atraso de depósito de recursos a productores y cumplimiento de compromisos comerciales asumidos.

Los legisladores ofrecieron el espacio de diálogo con la empresa con el objeto de alcanzar soluciones fundamentalmente enfocados en la preservación de las fuentes laborales y en la recuperación de recursos para productores a los que se les adeudan quincenas y el pago por mercaderías, respectivamente.

En esa reunión, los representantes legales informaron que la deuda es de alrededor de $10 millones, de los cuales el 80% es con los productores y el 20% con los empleados de la firma, más la entrega de latas de durazno a la cadena de supermercados Coto.

Según expresó ayer el presidente de la Sociedad Rural de San Rafael, Cristian Del Pozzi, hoy habrá una reunión entre las partes en el directorio del grupo Cartellone que tiene sede en el carril Rodríguez Peña, en la zona industrial.

Será el primer encuentro entre las partes desde que se agudizó el conflicto.

Del Pozzi confirmó que "a los productores no les han dado ni un peso por la fruta que entregaron entre diciembre, enero y febrero".

El secretario general del sindicato de la Alimentación de San Rafael, Ricardo Bertero, sostuvo: "Nosotros no podemos entender que una empresa que pertenece al grupo Cartellone no pueda hacer frente a la deuda que tiene con los productores". "Hace pocos días el presidente Mauricio Macri le adjudicó obras por $1.530 millones a la firma", refirió el jefe sindical.

Bertero hizo referencia a la licitación que firmó a fines de mayo el gobierno de Macri con la empresa José Cartellone Construcciones Civiles SA para realizar obras fluviales. Se trata de la construcción del Segundo Emisario del Arroyo Vega, en el marco del Proyecto de Asistencia a la Gestión del Riesgo de Inundaciones, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que implica una inversión superior a los $1.568 millones.

Bertero añadió: "Desde hace un año la empresa comenzó a pagar las quincenas fuera de término y este año terminó la temporada en forma anticipada. En lugar de trabajar hasta abril o mayo, como ocurre habitualmente, este año terminó el 15 de marzo. Aproximadamente ocupa cerca de 400 empleados en esa época".

"El resto de los trabajadores que son efectivos están de paro desde hace 120 días –ratificó Bertero–; vamos a la fábrica pero la medida de fuerza continúa porque no hemos tenido respuesta al reclamo".
En el Gobierno provincial es el secretario de Industria y Comercio, Guillermo Cruz, el que está atento al devenir de esta problemática. Según informaron desde la cartera que maneja Enrique Vaquié, la Provincia está dispuesta a colaborar en la tramitación de ayuda crediticia –no subsidio, remarcaron– para que la firma pueda salvar la situación y regularizar las deudas que mantiene con los empleados y con los productores de durazno.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas