economia economia
domingo 15 de mayo de 2016

La crisis de Brasil no afectó a la demanda de ajo mendocino

Las ventas aumentaron 30% en el ciclo actual en comparación con el anterior. Hay buenas perspectivas para el 2017. Mejoró el precio del producto en ese mercado. También ayudaron la quita de las retenciones y el fin de las trabas

Las complicaciones económicas que tiene Brasil no afectaron la demanda de ajo mendocino. Esto representa una buena noticia para la provincia que logró aumentar en el 30% las exportaciones del producto a ese país en el último ciclo.

En la temporada de ventas que va de setiembre de 2015 hasta abril de este año, se ha exportado ajo por U$S106 millones, el equivalente a 57 millones de kilos. Se estima que al final de la temporada, que concluye en agosto, se habrá exportado ajo por un valor de U$S120 millones. Esta cifra supone un incremento del 30% en relación al ciclo anterior.

El 85% del ajo que se cultiva en Mendoza se vende en Brasil, por eso es significativo que pese a la debacle política y la retracción económica de ese país, la demanda de ajo se haya mantenido constante. Esto se debe a dos motivos. En primer lugar, porque este producto es considerado básico en la canasta de alimentos de los brasileños y por eso la demanda se mantiene constante y es muy poco inelástica.

En segundo lugar, la demanda se ha mantenido sin variaciones porque se frenó el ingreso de ajo chino que se conseguía a un precio mucho menor con el que ni siquiera los productores de ajo brasileños podían competir.

Esto hizo que la caja de ajo se vendiera esta temporada a unos U$S20, mientras que en la temporada pasada se vendía a U$S15, un precio muy bajo -según los exportadores- que apenas alcanzaba a salvar los costos de cultivo y producción.

Estos factores dan como resultado una muy buena temporada para los productores y exportadores de ajo, resumió Guillermo San Martín, el coordinador general de la Asociación de Productores, Empacadores y Exportadores de Ajo, Cebolla y Afines (Asocamen).

Es decir que la tonificación del precio fue un factor clave en el rendimiento del ciclo. Esto se dio en gran medida porque fue el propio gobierno argentino quien reclamó en febrero pasado por las maniobras antidumping que había efectuado China para colocar ajo a muy bajo precio en el mercado de Brasil. Esto dejó fuera de juego a los vendedores brasileños y argentinos.

El aumento en la cantidad de kilos exportados si bien no ha sido muy grande, marca también buenas expectativas en relación a temporadas pasadas. En la temporada que terminó se plantaron más cantidad de hectáreas y se espera que para la próxima también se sumen más plantaciones.

La expectativas son buenas sobre todo porque la rebaja en las retenciones y las eliminación de trabas a la exportaciones han generado un clima más positivo para los ciclos de plantación venideros.

"De todas maneras -resaltó San Martín- hay que trabajar para buscar otros mercados para diversificar las ventas. Actualmente el 85% de la producción local se vende a Brasil. Es necesario trabajar para vender más a en Estados Unidos, México y a la Unión Europea. Argentina es el tercer exportador de ajo después de China y España. Y el 90% del ajo es de Mendoza. Es decir tenemos un lugar destacado que debemos aprovechar para potenciar nuestro mercado. No tenemos que depender sólo de Brasil, porque vemos que la economía de ese país es muy oscilante".

Informe nacional
Según las cifras difundidas por el Instituto de Estudios Económicos (IEE) de la Sociedad Rural Argentina, las ventas de ajo al exterior crecieron el 67% en el primer trimestre de este año en comparación con el mismo período del año anterior.

Este porcentaje incluso está por encima de la media nacional porque todas las exportaciones agropecuarias crecieron 44% entre el primer trimestre de este año en comparación con el anterior.
El informe de la Sociedad Rural analizó el comportamiento de los 24 productos que tuvieron un mayor incremento de sus exportaciones en el primer trimestre de 2016 respecto del mismo período de 2015. Y entre ellos el ajo y el azúcar son los rubros que más crecieron.

El estudio de la Sociedad Rural hace hincapié en que la reducción de las retenciones a las exportaciones y la eliminación de las trabas para exportar, ayudaron a mejorar el ritmo del comercio exterior.

En alerta
Pese a la mejora de la competitividad por la devaluación y la baja de retenciones, varios productores de economías regionales se quejan de la inflación y la suba de costos.

La semana pasada, un plenario de la comisión de economías regionales de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) que agrupa a medio centenar de asociaciones del interior, advirtió por el estado crítico que atraviesan algunas producciones específicas por los aumentos de la energía y los combustibles.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas