economia - despidos despidos
sábado 14 de mayo de 2016

Jugueteros prometen contratar personal si les abren las importaciones

Mermelstein abogó por alcanzar un acuerdo con la Cámara Argentina de la Industria del Juguete tendiente a lograr una apertura controlada de las importaciones.

El sector juguetero nacional está en condiciones de generar puestos de trabajo después de haberse achicado en los últimos años, si logra convencer al Gobierno para que abra el grifo a las importaciones y le permita así a los comerciantes ampliar la oferta de productos en venta.

En estos términos se expresó el presidente de la Asociación Argentina de Empresas de Juguetes y Afines (AADEJA), Darío Mermelstein, que destacó la importancia de que el sector diversifique los artículos que ofrece en las vidrieras de sus tiendas comerciales.

Mermelstein abogó por alcanzar un acuerdo con la Cámara Argentina de la Industria del Juguete tendiente a lograr una apertura controlada de las importaciones para que los comerciantes dispongan de una mayor cantidad de productos que no se fabrican en el país, por ejemplo, vehículos radiocontrolados.

"El sector juguetero importaba un 50 o 55 por ciento de sus productos (en venta) hace cinco años y en la actualidad cayeron al 20 por ciento esas importaciones. ¿Qué significa eso? Que se haya reducido el volumen de surtidos en los comercios", sostuvo el presidente de AADEJA.

"Por supuesto que hubo una adaptación del producto nacional, pero no alcanza. El 35 por ciento del volumen de una juguetería es nacional y el restante 65 por ciento es importado. Si no se tiene ese producto, la cosa no funciona", agregó.

En este contexto, Mermelstein aseguró que en los últimos años el sector fue víctima de un "cepo terriblemente agresivo" a las importaciones e insistió en la necesidad de tener "un mayor acceso al producto del exterior, pero al mismo tiempo que aquello que se fabrica en la Argentina sea protegido".

Detalló que actualmente el sector juguetero comercial emplea de 7.000 a 8.000 personas, "dos o tres veces más" que la rama industrial, y aseguró que una apertura de importaciones traería aparejada la generación de puestos de trabajo.

"Incluso muchas empresas trabajan en las tres áreas de la industria, la fabricación, la importación y el comercio", dijo, y manifestó que "en general, el sector juguetero estuvo muy complicado en estos últimos años", debido a que "no se le permitió importar libremente".

"Una situación de ajuste"


Consultado al respecto por la agencia Noticias Argentinas, Mermelstein negó que se estén produciendo despidos en el rubro juguetero, dado que "ya se encontraba adaptado a una situación de ajuste", efectuada en años anteriores.

"No se está ajustando personal, ya que el sector trabajaba con un personal de por sí reducido. Se está hablando incluso de tomar gente", aseveró.

Asimismo, resaltó que durante la administración kirchnerista se perdieron entre 2.000 y 3.000 puestos de trabajo en el sector, por lo que "el ajuste ya estaba hecho".

"Estamos hablando con el nuevo Gobierno. Si nos dejan traer nuevos recursos, más productos importados, vamos a poder generar más puestos de trabajo", remarcó.

A propósito, Mermelstein valoró los recientes beneficios impositivos, financieros y laborales que anunció la Casa Rosada para las pequeñas y medianas empresas (pymes), pero insistió en que en el caso del sector que representa, "más fuerte sería permitirle al comerciante disponer de un mayor surtido de juguetes en las estanterías".

El presidente de AADEJA también dijo que "el sector juguetero ha tenido aumentos de costos importantes", pero no trasladó ese incremento en forma automática a precios.

"Los jugueteros se la rebuscan bastante para mantener precios competitivos. El juguetero puro ha mantenido los precios de diciembre, con subas no mayores al 10 o 15 por ciento, porque no somos personas que estamos ajenas al problema de la calle", subrayó, en referencia a los niveles de inflación.

"La familia juguetera está muy vinculada con el cliente. El juguetero sabe de las necesidades del público que se queda con un bolsillo corto. Por eso el sector no cayó mucho -en ventas-, porque no se han subido mucho los precios y el juguetero ha tratado de defender su clientela", completó.

AADEJA tiene como socios a fabricantes, importadores, exportadores, distribuidores, cadenas comerciales y comercios minoristas del juguete.

Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas