economia - Brexit Brexit
lunes 04 de julio de 2016

"Gran Bretaña no dejará de consumir los vinos que exporta Mendoza"

El presidente de Pro Mendoza Gabriel Fidel no ve un problema a partir de la separación de los británicos la Unión Europea. Entiende que la compra de caldos está vinculada al gusto de los consumidores y no a la política.

Un tembladeral. Eso es lo que provocó la consulta popular por la cual los británicos decidieron abandonar la Unión Europea. La decisión ya provocó los primeros coletazos en la economía mundial y Mendoza también forma parte de este nuevo escenario.

Para Gabriel Fidel, presidente de la fundación Pro Mendoza, entidad que colabora con los empresarios para colocar los productos mendocinos en otros mercados, la partida de Gran Bretaña de la Unión Europea no debería afectar, en principio, a las exportaciones mendocinas.

"Hay que ver cómo se hacen los acuerdos de salida, que llevará dos años, no ha cambiado nada todavía", dijo a Diario UNO.

–¿Cómo afectará a las exportaciones de Mendoza la separación de Gran Bretaña de la Unión Europea?
–En lo comercial no veo una afectación inmediata. Las exportaciones mendocinas son mayoritariamente de vinos. Sólo por dar un ejemplo: el Reino Unido es el quinto comprador de las exportaciones de Mendoza.

–Entonces, ¿no se van a cerrar los flujos de comercio?
–No habrá efectos inmediatos en el aspecto comercial, hay dos años de adecuación tras el Brexit. Hoy todavía no hay nuevas reglas de juego, siguen siendo las mismas. Gran Bretaña es una de las economías más abiertas de Europa, históricamente ha favorecido el libre comercio. Por lo tanto, yo no creo que Gran Bretaña entre en una fase fuertemente proteccionista. Nunca lo fue y no creo que comience ahora. Aún en este escenario de separación de Gran Bretaña de la Unión Europea, no creo que los británicos dejen de consumir vinos mendocinos.

–¿Qué lo hace ser optimista?
–Que el consumo de vino, fundamentalmente, tiene que ver con el perfil y los gustos de un consumidor que toma vinos extranjeros, no con la política. El Reino Unido no es un productor de vinos, es un país que importa vinos de todo el mundo: de Argentina, de Chile, de Australia, de Sudáfrica, de Estados Unidos y de otros países de Europa. El Reino Unido seguirá consumiendo vinos, de eso no tengo dudas.

–¿Dónde pueden aparecer las dificultades?
–En el aspecto económico y financiero, donde está claro que la volatilidad de los mercados generados a partir del Brexit se está sintiendo.

–¿La caída de la libra puede encarecer nuestros productos?
–Es un tema para analizar. Puede afectar en lo económico financiero, pero no en el sentido comercial. Después está todo el tramado político que tiene que ver con las causas y consecuencias del Brexit. Hay componentes políticos y sociales que, para mí, son más fuertes que los económicos.
Fuente:

Más Leídas