economia economia
lunes 18 de julio de 2016

Experiencia, un valor en el mundo laboral

Los trabajadores mayores de 55 años pueden ser una pieza clave por su experiencia y conocimiento de la industria en la cual se desempeñan.

La retención de los trabajadores mayores de 55 años es vital para el éxito de las empresas. Al menos, así lo considera el 59% de los encuestados por la consultora en recursos humanos Randstad.

Además, el estudio que releva las expectativas, estados de ánimo y comportamientos de los trabajadores en 34 países, incluido Argentina, señala que atraer a los jóvenes es crucial para el éxito de una compañía, según la apreciación de 7 de cada 10 empleados argentinos.

Al ser consultados sobre políticas activas para atraer y retener talento en sus empresas, el 63% de los trabajadores indicó que su empleador las lleva a cabo para colaboradores de entre 18 y 30 años, mientras que sólo el 35% afirmó que lo hacen para aquellos de 55 años o más.

El 78% de los encuestados en nuestro país informó que considera que la perspectiva de oportunidades para los trabajadores jóvenes (entre 18 y 30 años) mejorará en los próximos cinco años. Apenas el 41% sostuvo que mejorará para los trabajadores mayores de 55 años de aquí a los próximos cinco años.

"Si bien es importante que las organizaciones se preocupen, entiendan y atiendan las necesidades de los jóvenes, especialmente porque las nuevas generaciones traen consigo expectativas que impulsan cambios en el mundo del trabajo, no hay que perder de vista lo que necesitan y esperan sus colegas mayores", dijo Andrea Avila, CEO de Randstad.

La ejecutiva agregó que los colaboradores de más trayectoria y los que más conocen la industria, el negocio y la cultura de la organización son una pieza clave.

Avila destacó que para las empresas que buscan propiciar un buen clima laboral y políticas de atracción y retención de talento sólidas, es fundamental desarrollar una estrategia de gestión de capital humano que distinga y contemple las necesidades, deseos y realidades de cada una de las generaciones de trabajadores que conviven en ella.

Más allá de las cuestiones generacionales, el estudio también indagó sobre la percepción de los argentinos sobre la brecha de habilidades y su impacto en las empresas donde se desempeñan.

El 60% de los consultados indicó que la brecha de habilidades es un problema real para las empresas, mientras que apenas el 40% consideró que es solamente un mito.

En el mismo sentido, el 57% de los trabajadores afirmó que cerrar la brecha de habilidades es la prioridad número uno para su empleador.

Satisfechos con su trabajo
El 74% de los argentinos dice estar satisfecho con su trabajo. Este resultado pone al país por encima de Chile (67%), a la par de Brasil (74%) y por debajo de México (85%).

A nivel local, los trabajadores de la Patagonia son los más satisfechos con sus empleos (77%), seguidos por los de la región Pampeana (72%), Buenos Aires (71%), la región Noreste (70%) y finalmente Cuyo y el Noroeste, ambas con 69%.

El 71% de los trabajadores de entre 45 y 54 años dicen estar satisfechos con su trabajo, al igual que el 72% de los jóvenes de entre 18 y 24 años, el 70% de los empleados de entre 25 y 34 y el 69% de los de 35 a 44 años.

Como es de esperar para el rango más conservador, las personas de entre 55 y 67 años son los que muestran a la vez el mayor nivel de satisfacción (78%) y el más bajo nivel de insatisfacción (3%).

En cuanto a las razones para cambiar de empleo, las principales razones para tomar esta decisión tienen que ver en primera instancia con la búsqueda de mejores condiciones laborales (42%) y los deseos de cambio (31%). A estas variables le siguen causas relacionadas con la empresa (25%), las circunstancias personales (23%), las ambiciones vinculadas a la carrera profesional (17%), la insatisfacción con el empleador (15%), las ambiciones en el área del management (9%) y finalmente, la insatisfacción del empleador con el empleador (6%).

En cuanto a la movilidad laboral, la búsqueda activa de un nuevo empleo disminuyó tres puntos porcentuales en relación al primer trimestre de 2016, situándose en el 11%.

Por su parte, la confianza de encontrar un nuevo empleo fue del 68%, mientras que el miedo a perder el trabajo se situó en el 9%.

Como resultado de estas variables, el Índice de Movilidad Laboral para Argentina fue 114 puntos, un punto por debajo de la marca del primer trimestre de 2016.

El Índice de Movilidad Laboral Global alcanzó los 109 puntos en el segundo trimestre de 2016, manteniéndose estable respecto del trimestre anterior.
Fuente:

Más Leídas