economia economia
domingo 10 de abril de 2016

Espumantes: diez años de crecimiento sostenido

Opina Carlos Iannizzotto, vicepresidente de Coninagro.

Por Carlos Iannizzotto
El autor es vicepresidente de Coninagro

De acuerdo con un reciente informe elaborado por el Observatorio de Economías Regionales de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (ACOVI) que analiza el sector de vinos espumantes entre 2005 y 2015 se ha percibido un importante crecimiento en la última década.

El período analizado coincide con el comienzo de la exención al impuesto sobre los vinos espumantes, cuya primera exención fue por decreto en el 2005. Luego hubieron sucesivas prórrogas hasta la última vigente que fue extendida hasta abril del corriente año.

La alícuota del impuesto interno que está exceptuada es del 12%, que tributaría sobre el precio del producto terminado, es decir que termina recayendo sobre el consumidor.

En 2014 hubo tratativas de transformar en ley la exclusión, pero no hubo resultados. En caso de que este beneficio se interrumpa a su vencimiento, se calcula un impacto económico de entre $430 y $470 millones para la industria.

Dicha exclusión ha producido más de 10 años de crecimiento sostenido en el sector. Hoy hay más de 120 bodegas elaboradoras . Además, en una década se pasó de 61 bodegas fraccionadoras de este producto a más de 160 establecimientos.

Otro factor importante son los cambios en los gustos de los consumidores acompañados por fuertes políticas de marketing de las bodegas, para que este producto pase a ser un bien consumido durante todo el año, no sólo estacionalmente durante las fiestas. También se ha trabajado en el segmento de consumidores; hoy en góndola se encuentran espumantes que van desde los $50/$60, es decir que se ha diversificado la oferta.

Inversiones en tecnología
A cambio de la exención, las bodegas deben invertir el equivalente y más (125%) en infraestructura y tecnología. Las inversiones en la década bajo estudio alcanzaron más de $1.330 millones, cifra que acumulada, supera ampliamente el 125% que debía destinar la industria a cambio de la exención.

Medido en términos de elaboración total de vinos, sin contemplar mosto y alcoholes, la industria de espumantes pasó de ser menos de un 2% del total elaborado a comienzos de la década bajo análisis a un 4% en el último año. Esto hace pensar en el crecimiento potencial del sector.

El sector agrícola y las manufacturas de origen agropecuario son generadoras de actividad económica y fuentes de trabajo en la economía mendocina.

El sector de vinos espumosos, dado el comportamiento demostrado en la última década, tanto en el mercado interno como externo, constituye un sector multiplicador de oportunidades laborales, impulso regional y de diferenciación comercial. Parecería ser que la industria del espumante está en ciclo de crecimiento, muy lejos de alcanzar su madurez o techo aún.

El rol del Estado
Las políticas impositivas y fiscales son el gran instrumento que tiene el Estado para promover la producción. Para que sea equitativo creemos que debe ser algo integral, no con parches, vinculado a la inversión y el trabajo. En la medida que los sectores se desarrollen y ese desarrollo implique trabajo, salario y mayor crecimiento económico, debe ir acompañado con beneficios de distinto tipo como pueden ser impositivos y financieros.

No creemos que el Estado deba administrar, sino promover, incentivando a aquellos sectores que tienen creatividad, innovación, que aportan tecnología, que arriesgan, que comercializan. Esta es la forma de tener una política de Estado a favor de la producción, y por supuesto, en el tiempo. Porque el resultado del crecimiento en el sector de vinos espumantes es una política de varios años atrás. Esto muestra que cuando hay coherencia y apoyo a través del tiempo la producción, industria y la comercialización dan efectos positivos.

Es necesario reformular la política fiscal y el costo salarial frente al Estado, para que allí haya cada vez más producción, porque no simplemente el crecimiento y el desarrollo dan más trabajo.

Es importante destacar esto, porque también hay empresas con grandes inversiones y tecnologías que expulsan trabajo. Desde el sector cooperativo creemos que el crecimiento y desarrollo debe estar vinculado a innovación pero también a dar más trabajo y empleo.

Fuente:

Más Leídas