economia economia
martes 29 de marzo de 2016

El fin de la factura papel: cómo tramitar la excepción si no se posee conectividad

La decisión de la AFIP cambia la forma de operar de todos los contribuyentes.

La AFIP le puso fecha de defunción al clásico facturero de papel que usan los contribuyentes para informar al organismo de control sobre sus transacciones.

Mediante una resolución que se publicó ayer en el Boletín Oficial, a partir del 1 de noviembre los contribuyentes que hagan operaciones por menos de $500.000 al año deberán realizarlas con la factura electrónica.

En la misma resolución también se aclara que las transacciones de entre $500.000 y $2 millones deberán ser realizadas con factura electrónica a partir del 1 de julio inclusive, es decir que el sistema arranca antes para las transacciones de mayores importes.

La decisión de la AFIP cambia la forma de operar de todos los contribuyentes, pero en especial de los más chicos o de los monotributistas que estaban acostumbrados al facturero de papel.

Ahora en lugar de hacer una factura manual deberán hacerla en forma electrónica, cargando la transacción en la página de la AFIP directamente. Esta disposición abarca a todas las actividades y categorías de contribuyentes. En el caso de los monotributistas, sólo están exceptuados de adaptarse al nuevo sistema los de la categoría H hacia abajo. Abarca a comerciantes de todos los rubros y prestadores de todos los servicios tanto profesionales como técnicos.

El contador Oscar Navarta, del estudio Navarta y Asociados, explicó cuáles son los alcances de la nueva medida y cuáles son los cambios prácticos que se vendrán.

La nueva disposición de la AFIP no cambia nada para el consumidor que va a comprar a un negocio porque seguirá recibiendo el comprobante fiscal en papel que es válido como factura. Los comercios que tienen controlador fiscal seguirán entregando el ticket de siempre y los comerciantes o monotributistas que hasta ahora hacen la factura a mano a partir de noviembre entregarán el ticket electrónico, que saldrá por su impresora luego de cargar la transacción en la web de la AFIP.

Este es justamente uno de los motivos por los que se pospuso el sistema de facturación electrónica. Como requiere buena conectividad para asegurar el acceso continuo a internet, la implementación tuvo que posponerse cuando la AFIP advirtió de las complicaciones que el lanzamiento implicaba.

Inicialmente, el sistema se iba poner en marcha en abril, pero por presión de las cámaras empresariales y de comerciantes, se pospuso y ahora se hará gradualmente.

Con esta medida, se pone fin al facturero de papel, aunque el organismo recaudador exige un facturero de resguardo, para los casos en los que el sistema electrónico tenga alguna falla.

"Para los comerciantes no requiere de una gran inversión, sólo tienen que instalar un software en la computadora y tienen que tener acceso a internet. Además, simplificará el papeleo de los comerciantes. La tendencia es que cada vez se use menos el papel y más el mecanismo electrónico", expresó Maximiliano Gabrielli de la FEM.

De todas maneras, la entidad que nuclea a los comercios minoristas de la provincia mantendrá reuniones con sus asociados para evaluar el impacto que el cambio pueda tener.

A partir de la puesta en marcha del sistema, habrá dos formas de hacer las transacciones: los grandes contribuyentes generalmente tienen un sistema que les permite tener conexión instantánea con la página de la AFIP y los más chicos acceden a la web a través del apartado en línea.

Algunas de las actividades que deberán adecuar sus sistemas el 1 de noviembre son empresas prestadoras de servicios de medicina prepaga, establecimientos de gestión privada, locadores de inmuebles; sujetos que administren, gestionen, intermedien o actúen como oferentes de locación temporaria de inmuebles de terceros con fines turísticos, o titulares de inmuebles que efectúen contratos de locación temporaria de dichos inmuebles, entre otras.

La excepción
Dentro de la propia resolución Nº3.840, la AFIP establece que podrán ser exceptuados de la obligación de emitir factura electrónica aquellas personas, negocios o sociedades que no tengan un acceso regular a internet.

Para ser excluidos, los contribuyentes que se encuentren en esa situación deberán presentar una declaración jurada antes de la fecha de entrada en vigencia de la factura electrónica.

La declaración jurada para justificar las complicaciones en el acceso a internet debe ser presentada a través de la web de la AFIP. Para eso, deberán ingresar al sitio www.afip.gob.ar, hacer click en el apartado
"Acceso con clave fiscal" e ingresar con su cuenta, que debe haber sido previamente registrada y tener como mínimo un nivel de seguridad 2. Luego, la declaración debe ser realizada en el apartado "Regímenes de Facturación y Registración (REAR/RECE/RFI)".

"Aquellos contribuyentes que, conforme a lo dispuesto en los párrafos anteriores manifiesten su imposibilidad de cumplir con la obligación establecida, quedarán exceptuados de cumplimentar la misma hasta tanto este organismo se expida —en particular o en general— sobre la problemática planteada", según especificó la AFIP.

El cronograma escalonado que dio a conocer la AFIP
De acuerdo con la Resolución Nº3.840 de la AFIP, se estableció un cronograma de implementación escalonada para la emisión de factura electrónica que deben cumplir los responsables inscriptos en el Impuesto al Valor Agregado, que aún no hayan implementado el sistema de emisión de comprobantes on line, según el siguiente detalle: los contribuyentes con ventas durante 2015 iguales o superiores a $2 millones comienzan con el nuevo sistema el 1 de abril.

Los que registraron ventas netas durante 2015 entre $500.000 y $2 millones arrancan con el nuevo sistema el 1 de julio, y los que tuvieron con ventas netas anuales inferiores a $500.000 deben aplicarlo desde el 1 de noviembre.

Fuente:

Más Leídas