economia - dólar dólar
lunes 25 de septiembre de 2017

El dinero virtual se diversifica

Desde billeteras virtuales hasta criptomonedas, la plata que no se puede tocar es un hecho. El Banco Central impulsa el uso de una serie de sistemas y los bitcoins cotizan cada vez más alto.

En lo que va del año, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) retiró del mercado financiero 510 millones de billetes deteriorados. Las monedas son casi un objeto de colección, no sólo por su despreciado valor sino también porque conseguirlas puede ser una verdadera odisea.

El mundo financiero va cada vez en una dirección más firme hacia la virtualidad. Desde billeteras electrónicas, pagos inmediatos y criptomonedas, lo intangible llegó a los bolsillos y está en carrera para ganarle al billete papel.

A principio de año, el BCRA instó a todas las entidades bancarias a darles a sus usuarios la posibilidad de operar con diferentes opciones para realizar pagos y transacciones virtuales de forma inmediata.

Así, nacieron los Débitos Inmediatos (DEBIN), que permiten concretar cobros de bienes y/o servicios mediante débito "en línea" en la cuenta del cliente bancario una vez que autorizó la operación, con crédito "en línea" en la cuenta del cliente receptor. Según el BCRA, el DEBIN requiere que el cliente bancario autorice la operación. Esta es la diferencia sustancial con el débito directo, en donde el cliente solicita a una entidad financiera que se realicen débitos directos en su cuenta para abonar servicios e impuestos periódicamente. En el DEBIN, el cliente bancario recibirá una propuesta de débito por parte de un tercero, y a fin de proceder al pago en línea deberá registrar la autorización del pago.

Además, se implementaron las billeteras electrónicas, el botón de pago y el posnet móvil. Las billeteras virtuales son un software que permite cargar los datos de todas las tarjetas de crédito y débito y manejar directamente desde allí las compras por internet, sin necesidad de tener que volver a ponerlos cada vez que se haga una compra virtual ni de tener las tarjetas en mano para poner, por ejemplo, los códigos de seguridad. La principal billetera electrónica la ofrece el servicio Todo Pago, al que se puede acceder por la mayoría de los bancos.

El posnet virtual es otra de las opciones y es un aparatito que se conecta a una ficha de entrada de un celular y con los datos 4G del móvil funciona como si fuese un posnet común y corriente, genera un cobro y una factura de pago. El botón de pago permite que los compradores puedan realizar sus operaciones en los puntos de venta virtuales a través de transferencias inmediatas con débito a sus cuentas a la vista.

Todas estas operaciones implican que las compras y las ventas sean oficiales, es decir, quedan registradas y eso hace que todos deban pagar los impuestos correspondientes.

Las monedas encriptadas
Si bien todas las anteriores son formas de compra y de pago sin tocar un billete, se hacen con el respaldo de monedas que existen en el sistema financiero y bancario, es decir, pesos y dólares que pueden en algún momento tenerse en la mano si se quisiera. Lo que no se puede tocar son los bitcoins o monedas encriptadas. Es el "dinero de internet" que combina economía, teoría de los juegos y computación, y permite a muchas computadoras de todo el mundo tener una base de datos únicas en donde se registran bitcoins. No tiene dueño ni depende de ninguna autoridad monetaria.

"Para que cada persona ponga a disposición su computadora para validar las transacciones en la red, esa persona recibe un incentivo en cantidad de bitcoins", explica el especialista en criptoeconomía Federico Ast. Hoy el promedio de cada bitcoin tiene un valor equivalente a 3.800 dólares, una de las cotizaciones más altas que ha alcanzado.

"Estamos tan lejos de usar eso de forma cotidiana como de lograr una estabilidad económica a larga a plazo", opina Gerardo Gil Carretero, estudiante de Economía que compró y vendió, luego, centavos de bitcoins.

Pablo Navarta, estudiante de Contabilidad, dijo que los bitcoins son una forma de inversión. "Es como tener un doble seguro, nosotros vamos al dólar y los tenedores de dólares van a los bitcoins. Es como en todo, no hay que apostar más de lo que uno está destinado a perder", comentó, y explicó que si bien hay otras criptomonedas dando vueltas, "son puro chiquillaje".

"Esto es a lo que eventualmente va a llevar el futuro, tiene muchas ventajas, saltás los bancos, no necesitás toda la bancarización y por eso también han tenido mala fama. Es una forma fácil de mover mucha plata sin dejar rastro, eso destruye la potencialidad que tiene", agregó.

dinero-virtual-2.jpg
dinero-virtual-3.jpg

Fuente:

Más Leídas