economia - inflación inflación
lunes 16 de mayo de 2016

El BCRA ya ganó la batalla contra la inflación

Opina Fernando Galante.

Por Fernando Galante
El autor es director y economista jefe de Chimpay SA (Agente Productor del Mercado de Capitales bajo el número de registro 535 de la C.N.V.)

Vamos a realizar una afirmación jugada para un país como Argentina, o mejor dicho con el historial de Argentina: El Banco Central de la República Argentina (BCRA) ya ganó la batalla contra la inflación. Y esta es una visión que sin dudas compartimos con los hacedores de la política monetaria, algo que quedó confirmado cuando el martes 3 de mayo decidieron dar el punta pie inicial al proceso de reducción de la tasa de interés. Sí ya sabemos, muchos deben estar diciendo "sólo la bajaron medio punto en el tramo de la Lebac a 35 días" (pasó de 38% a 37,5%), pero acá debemos tener en cuenta dos temas: lo más importante es la señal y, en segundo lugar, que el proceso será lento y gradual por la fuerte concentración de vencimientos que debe afrontar en el cortísimo plazo.

No nos extrañaría que el camino a recorrer sea de bajas de 0,5 puntos porcentuales en cada licitación semanal, siempre y cuando los vencimientos lo permitan.

El mensaje más importante, y enfatizado hasta el cansancio por Federico Sturzenegger (presidente del BCRA), es que el objetivo principal es dominar la inflación.

Lo otro que la mayoría debe estar pensando es, ¿en qué nos basamos para decir esto si todos los precios a mí me siguen subiendo? Para llegar a esta conclusión nos basamos en indicadores líderes (aquellos que se anticipan a un proceso que está por comenzar) que permiten ya observar indicios de desaceleración en el ritmo de aumento de los precios.

Estos son:
-Las expectativas de inflación bajaron a 2,7% mensual en mayo desde 5,4% en abril.
-La inflación en alimentos y bebidas para el IPC San Luis bajó desde 74,8% trimestral anualizado a 29,7%.
-El 40% de la canasta total presenta niveles de inflación inferiores a 30% trimestral anualizado y desacelerándose, aunque lo más relevante es que el BCRA se planteó como prioridad absoluta "inducir una baja sistemática y sostenible de la tasa de inflación, llevándola, en un plazo razonable, a niveles similares a los que exhiben las economías que manejan su política monetaria bajo esquemas de metas de inflación".

Toda esta visión se vio fuertemente respaldada con la presentación del plan monetario del BCRA.

Desde ya es una gran señal saber que después de tanto tiempo hay un plan monetario de mediano plazo.

No podemos dejar de resaltar y reconocer como un aspecto de gran importancia que esta institución se encuentra nuevamente en el camino de recuperar la confianza y credibilidad perdida en los últimos años por el mercado (gran señal fue que se mantuvo firme pese a las presiones de Alfonso Prat Gay para apurar la baja de tasas).

También hay otros dos temas clave: su independencia de criterio y su objetivo principal (y abandonado) de preservar el valor de la moneda. El BCRA podrá controlar si y sólo si deja de ser una caja para financiar el gasto público.

Como inversores esto implica que sigue siendo interesante invertir en pesos ante tasas de interés real positivas (tasa de interés nominal menos inflación), aunque recomendamos empezar a realizar colocaciones a mayor plazo por las perspectivas de reducción de tasa a futuro.

Como ciudadanos, y luego de años de ver cómo el peso perdía valor, producto de una emisión descontrolada, vale la pena darle una oportunidad a una nueva forma de hacer política monetaria. Sólo el tiempo probará si estamos en lo correcto.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas