economia - cambio climático cambio climático
lunes 23 de mayo de 2016

Dice que los impuestos son la clave para cambiar el rumbo ambiental

Erik Solheim, director de Medio Ambiente en la ONU, dice que "los instrumentos más eficaces son los tributos para lo que no quieres y ayudas para lo que deseas potenciar".

Está convencido. El nuevo director del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Erik Solheim, cree firmemente en el poder regulador de los gobiernos para resolver la crisis ambiental. Piensa que impuestos y subsidios son herramientas clave para el cambio de rumbo que requiere salvar el planeta.

"Los instrumentos más eficaces para cambiar las cosas son impuestos para lo que no quieres y ayudas para lo que deseas potenciar", subrayó tras la aprobación de su nombramiento como máximo responsable medioambiental de la ONU, en sustitución del alemán Achim Steiner.

"Si queremos que haya más autos eléctricos hay que subvencionarlos durante un periodo de tiempo, y si hemos acordado abandonar el carbón y el resto de combustibles fósiles debemos poner un impuesto lo suficientemente elevado a su quema para que sea disuasorio", agregó Solheim.

El ex ministro noruego de Medio Ambiente y hasta hace poco director del Comité de Ayuda al Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es un veterano de la arena medioambiental, curtido en cumbres del clima e impulsor de un proyecto clave de la ONU que paga por proteger los bosques (Programa REDD).

Padre de cuatro hijos y poseedor de un bosque que heredó de sus abuelos en las inmediaciones de la ciudad noruega de Lillehammer tomará las riendas del PNUMA en tres meses con el objetivo de que la organización inspire a los países a hacer más por proteger el medio ambiente.

A su juicio, "2015 fue el año más exitoso de Naciones Unidas, se alcanzó el acuerdo de París y se aprobaron los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible, pero ahora toca lo más importante: hacer realidad lo acordado e implementarlo".

El nuevo director del PNUMA considera que los dos problemas ambientales más acuciantes del planeta son "frenar el cambio climático, manteniéndonos en un aumento de temperatura por debajo de los dos grados y si es posible de los 1,5, y actuar de manera urgente para proteger los ecosistemas y las especies".

Subraya, al mismo tiempo, que le preocupan inmensamente "la destrucción a la que estamos sometiendo los bosques y los océanos", y hace hincapié en esto último: "Hay que actuar de manera urgente para evitar que los mares se conviertan en un basurero de plástico, para frenar la sobre pesca y proteger los arrecifes de coral".

Un discurso combativo y positivo
Erik Solheim, nuevo responsable del área ambiental de la ONU, posee un discurso ambiental combativo y positivo: "Si hemos logrado éxitos tan importantes a nivel internacional como erradicar la polio en África, reducir un 70 % la malaria en los últimos 15 años, cómo no vamos a ser capaces de solventar la crisis ambiental que atraviesa el planeta".

De su liderazgo dependerá proporcionar el mejor conocimiento disponible y las mejores prácticas para que gobiernos y comunidades locales tomen acciones determinantes para proteger el medio ambiente.
Advierte de que piensa tomar partido y señalar a los países, comunidades y empresas que lo hagan bien para que sirvan de inspiración y guía a los demás, pero, al mismo tiempo, apuntar con el dedo y avergonzar a quienes lo hacen mal y no cumplen sus compromisos.

"Me guiaré por mis fallos y éxitos como ministro de Medio Ambiente y en la OCDE", dijo. Entre estos últimos puede anotarse varios aciertos por su papel de mediador en el proceso de paz de Sri Lanka o por el lanzamiento de una coalición para la creación de empleos verdes.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas