economia economia
viernes 15 de abril de 2016

Bodegueros pidieron una reunión con Macri por los espumantes

La reclaman para evitar el pago del impuesto interno del 12%. Tienen el apoyo del Gobierno local. Quieren una audiencia antes del 30 de este mes, fecha en la que cae el decreto vigente que los exceptúa del canon.

El sector vitivinícola de Mendoza entró en una cuenta regresiva, ya que en 15 días se cae el decreto que exime a la elaboración de espumantes del pago del impuesto interno del 12% que durante 11 años estuvo vigente por sucesivas prórrogas del Ejecutivo.

Esta situación ha puesto a todos los bodegueros en máxima alerta porque la posibilidad de pagar este tributo pone en serio riesgo los puestos de trabajo de esta industria y se teme, incluso, por una caída en las ventas, advierten sus voceros.

La alarma se ha encendido porque ahora intuyen que no hay voluntad de extender nuevamente la prórroga sobre el decreto. Por esta razón, ayer todas las entidades que nuclean al sector vitivinícola hicieron público un pedido de audiencia al presidente Mauricio Macri para explicarle de primera mano la necesidad de que la industria del espumante pueda librarse del pago de un impuesto que consideran "injusto". Quieren que los reciba cuanto antes para plantear el problema y convencerlo de la necesidad de que el decreto siga en pie.

El origen del conflicto se basa en que, de acuerdo con la Ley 26.674, el espumante está gravado con un impuesto del 12% por ser considerado un producto de lujo. Por pedido de la industria vitivinícola, en el 2005 mediante un decreto del Poder Ejecutivo nacional, se excluyó al espumante de esta categoría por entender que es un producto con alto valor agregado que alimenta una industria muy importante para las provincias vitivinícolas. Desde entonces, todos los años, se han prorrogado los decretos hasta que finalmente en diciembre pasado el flamante presidente Macri, decidió prorrogarlo sólo por tres meses cuando siempre habían hecho extensiones anuales.

Desde ese momento se encendió la alarma ante la posibilidad de que finalmente la exención se caiga y la industria tenga que volver a tributar el 12% como si el espumante fuera un producto suntuoso.
El pedido de audiencia a Macri fue compartido por Bodegas de Argentina, la Unión Vitivinícola Argentina (UVA), la Asociación de Viñateros de Mendoza, el sindicato que nuclea a los trabajadores de la viña, entre varias entidades más que componen todo el arco que representa al sector.

El más enfático defensor del reclamo fue el presidente de la UVA, José Zuccardi, quien fundamentó el reclamo: "El vino es Bebida Nacional en Argentina por ley nacional. Es parte de la alimentación y de la cultura de los argentinos; entonces la aplicación de un impuesto que va dirigido a los productos de lujo no corresponde. Apelamos a la comprensión de las autoridades nacionales. Nos queremos reunir con el Presidente y contarle que esto va a traer desocupación. El espumante no es un producto suntuario, hay de muchos precios, se ha generalizado su consumo, está en la mesa argentina como un vino más", planteó el dirigente.

"No corresponde aplicar un impuesto al vino y sobre todo en un momento tan sensible como este, el sector está en crisis y si sumamos más costos inevitablemente se trasladan al consumidor", acotó Walter Bressia, presidente de Bodegas de Argentina.

La discusión sobre este tema también se dio ayer en la Casa de Gobierno. Durante una reunión del ministro de Economía, Enrique Vaquié, con representantes de la industria, por el tema del acuerdo Mendoza- San Juan, también se planteó el tema. Allí estuvieron legisladores provinciales y representantes de todas las organizaciones involucradas.

La postura del Gobierno es apoyar el planteo de los representantes de la industria. De hecho, hace unas semanas se han concretado reuniones entre Vaquié y los legisladores nacionales para motorizar en el Congreso el tratamiento del proyecto de Adolfo Bermejo (FPV), que tiene media sanción y propone sacar al espumante de la ley de productos suntuosos.

Ese sería el objetivo común de todos los referentes, tanto del sector público como privado.
Al término del encuentro, el gerente de la Asociación de Viñateros de Mendoza, Sebastián Lafalla, sostuvo: "Es muy importante que no se caiga la vigencia del decreto o, en su defecto, que se elimine al espumante de la ley que lo considera un producto de lujo".

"Nosotros somos viñateros y entendemos que si se elabora menos espumante, todos los que tenemos uvas blancas vamos a tener menos posibilidades de vender nuestro producto. Por lo tanto, tenemos que apoyar las medidas que están destinadas a fortalecer nuestra industria. Nosotros no queremos que se castigue al productor, y por lo tanto vamos a apoyar el pedido", refirió Lafalla.

Zuccardi
Fuente: Estrategias y Mercados


Fuente:

Más Leídas