economia - Macri Macri
viernes 14 de octubre de 2016

Aprobado

La encuesta de expectativas conocida en el marco del Coloquio de Idea es un excelente instrumento para conocer la opinión de un segmento muy representativo del empresariado de Argentina.

El rol de las expectativas en la vida cotidiana es central. Desde el momento en que todo lo que hacemos (o dejamos de hacer) hoy tiene consecuencias en el futuro, no hay decisión que no tomemos sin una expectativa respecto de cómo será ese futuro en presencia (o ausencia) de nuestras decisiones. En materia económica, el rol de las expectativas se hace evidente en un amplio espectro de cuestiones que van desde la formación de precios en los mercados hasta el diseño de la política económica.

Por eso, la encuesta de expectativas conocida en el marco del Coloquio de Idea es un excelente instrumento para conocer la opinión de un segmento muy representativo del empresariado de Argentina, en tiempos en los que el país atraviesa un momento de incertidumbre producto de un cambio de gobierno o de régimen económico.

Y este año sirvió para ir más allá y saber, en una coyuntura crítica, cuáles son las perspectivas que avizoran en cuestiones claves como clima de negocios, inversiones y empleo.

No hay dudas de que el gobierno de Mauricio Macri ha logrado un cambio radical en las expectativas de la opinión pública internacional. Gobernantes, organismos internacionales e inversores del exterior se manifiestan optimistas por las perspectivas económicas de la Argentina luego de los primeros pasos de la nueva administración. Mientras, la tribuna local luce más cauta y con algunas dudas.

La encuesta de Idea pone de manifiesto indicadores de los cuales se pueden extraer pistas de por dónde pasan las expectativas del mercado o de los empresarios.

Corregir quince años de políticas equivocadas toma tiempo. La corrección es beneficiosa pero genera costos en el corto plazo. Mejores políticas permiten mejores resultados económicos. Entre otras cosas, porque se benefician más sectores y resultan más sustentables en el tiempo. Pero la ansiedad conspira contra el tiempo que necesariamente toma ver los resultados positivos del cambio.

Es fácil recomendar (y difícil de lograr) manejar la impaciencia. Pero el cambio favorable de las expectativas respecto del futuro de la Argentina es innegable. Y en la medida en que el Gobierno avance con la agenda de normalización y transformación económica e institucional, ya no hablaremos de perspectivas de mejora sino que habrá avances concretos en materia de más inversiones, más empleo y menos pobreza.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas