viernes 01 de julio de 2016

Dolor de tobillos: causas y tratamientos

Una guía para cuidarlos y mantenerlos sanos

Hay un aspecto que debemos tener claro. Nuestros pies son un complejo conglomerado de pequeños huesos bien ensamblados, de músculos, múltiples articulaciones y ligamentos. Piensa además en el constante movimiento al que sometemos a nuestros pies y nuestros tobillos cada día. Es algo que nunca cesa, en comparación, por ejemplo, con nuestros hombros. Es muy diferente también la carga que deben soportar sobre ellos y la necesidad que tenemos de que dichos ligamentos, músculos y articulaciones estén bien en cada momento.

Tobillos débiles

Fortalecer-los-tobillos-en-casa

Hay personas que sufren más que otras el dolor de tobillos. Esto se debe al hecho de que los ligamentos son algo más débiles, a que se cansan más debido a que son más finos o no son tan resistentes como los del resto de personas.

En ocasiones, un esguince mal curado suele ocasionar esta realidad. Y ojo, ten en cuenta además que el uso de calzado inadecuado durante mucho tiempo, como pueden ser los tacones, suelen ocasionar también la debilidad de ligamentos y, en consecuencia, el dolor de tobillos.

Los médicos nos advierten también que una mala alimentación o incluso el estrés puede derivar también en este cuadro de dolor o molestias. Estamos algo más débiles, nuestros huesos, cartílagos y ligamentos se debilitan y perfilan también los clásicos tobillos débiles. Nos cuesta andar durante periodos continuados, sentimos pinchazos, dolor al subir escaleras... y sin saber muy bien cómo, acabamos cojeando. Seguro que te ha ocurrido en alguna ocasión.

2. Un esguince

Esguince

Todas los hemos sufrido. Un mal movimiento, un mal paso, un pequeño accidente... Los esguinces son básicamente una lesión de esos ligamentos existentes en nuestros tobillos. Se estiran demasiado en un momento dado y se rompen, algo sumamente doloroso que ocasiona siempre un hinchazón en la zona afectada.

Es algo muy habitual en los deportistas, pero eso no quita que en un momento dado tropecemos, nos caigamos o demos ese mal paso donde de pronto, notamos que ya no podemos andar.

3. Dolor de tobillo por artritis

Tobillos

Para diferenciar si tu dolor de tobillos se debe a una artritis o a una simple debilidad de ligamentos, fíjate en si tu dolor se extiende también a la planta del pie e incluso al talón. Lo diferenciaremos también porque no es algo puntual que aparece de pronto, no es un esguince.

Este dolor aparece con frecuencia y se vuelve más intenso en épocas de frío o cuando hemos andado más de la cuenta. El dolor no es punzante, es como una quemazón que envuelve todo el pie y no solo el tobillo. La artritis suele aparecer con la edad y aunque no tiene cura, si podemos seguir tratamientos paliativos.

4. Dolor de tobillo debido a gota

tobillo4

En caso de que nuestro dolor de tobillo se deba a gota, es característico que, además del dolor, aparezca inflamación, una hinchazón en esta zona del pie. Será un análisis de sangre lo que nos determine su origen, porque como ya sabes, la gota se debe a un exceso de ácido úrico, que se acumula en forma de cristales que no pueden ser eliminados y se almacenan dolorosamente en las articulaciones. Debemos tenerlo en cuenta para prevenirlo.
Tratamientos paliativos para el dolor de tobillos

baño-de-pies-relajante

Recordarte que será siempre nuestro médico quien nos de las indicaciones más adecuadas para el dolor de tobillos dependiendo de cuál sea su origen. Nosotros, por nuestra parte, te indicamos sencillos remedios caseros que te servirán como tratamiento paliativo. ¿Te apetece entonces conocerlos?

1. Tobillos débiles

Si en tu caso es que padeces de ligamentos débiles, entonces acostúmbrate a utilizar calzado cómodo con el cual no sobrecargar más el tobillo. Una alimentación rica en vegetales como espinacas, conalto contenido en magnesio, la bromelina presente en la piña, el silicio presente en el perejil o las lentejas, fortalecerán también nuestros ligamentos. El practicar ejercicios suaves como el yoga, es también muy adecuado.

2. Los esguinces

En caso de esguince seguiremos sin duda las pautas médicas con tal de rehabilitar el tobillo. Mientras, para reducir la inflamación, puedes aplicarte en el tobillo baños de agua con sal y aceite de romero. El tomar infusiones de jengibre te ayudará también para el dolor y la inflamación, así como los jugos naturales de zanahoria.

Este mismo tratamiento es adecuado para las personas que sufran de artritis, puesto que la finalidad es la misma: reducir inflamación y tratar los dolores. No lo dudes, te irá bien.

3. La gota

¿Qué tal si empezamos a mejorar nuestra alimentación? Nada de carnes rojas, de grasa, de alimentos como hígados o vísceras de animales. Es muy dañino en caso de gota. Eleva tu consumo de líquidos y jugos naturales, de cerezas, idóneas para el ácido úrico, de vegetales frescos y de, por ejemplo, el agua sobrante de la decocción de las alcachofas. Tomadas junto a un poco de jugo de limón es algo maravilloso.
Fuente:

Más Leídas