boxeo | profesional

Domingo, 09 de diciembre de 2012

Márquez noqueó a Pacquiao en una pelea emocionante

El boxeador mexicano mandó a la lona al filipino en un combate histórico. "Lancé un golpe perfecto", dijo el azteca. Video y galería de fotos.

Juan Manuel Márquez no tuvo necesidad de impresionar a los jueces, ni el árbitro de contar 10.

El púgil mexicano se encargó el sábado de todo con una derecha explosiva que dejó a Manny Pacquiao desvencijado con el rostro en la lona y con su asombrosa carrera en duda en la cuarta pelea de una de las sagas más emocionantes en la historia del boxeo.

Sin ganar una decisión en las tres peleas anteriores entre ambos, Márquez venció a la antigua con un poderoso golpe de derecha que derribó a Pacquiao por segunda vez en la pelea. La segunda fue definitiva, a los 2:59 minutos del sexto asalto.

El árbitro Kenny Bayless ni se molestó en contar, mientras Márquez celebraba saltando con las manos en alto y la esposa de Pacquiao rompía en llanto cerca del cuadrilátero,

"Lancé un golpe perfecto", afirmó Márquez. "Sabía que Manny podía noquearme en cualquier momento".

El nocaut fulminante fue un final sensacional a una pelea emocionante, la cuarta en los últimos ocho años entre ambos boxeadores. También podría ser el fin de la carrera del filipino, aunque después de perder dijo en el cuadrilátero que le gustaría pelear por quinta vez con Márquez.

Pacquiao fue derribado en el tercer episodio, pero respondió tirando a Márquez en el quinto, y los dos intercambiaron duros golpes en el sexto hasta que el mexicano puso fuera de combate al filipino que terminó boca abajo en la lona.

Pacquiao permaneció en la lona unos dos minutos hasta que su equipo lo levantó, mientras Márquez festejaba y los espectadores que atestaron el MGM estallaban en exclamaciones.

Luego de ser llevado a su esquina, Pacquiao se sentó en el banco, se limpió la nariz y estuvo con expresión ausente mientras sus ayudantes le quitaban los guantes. Más tarde, fue llevado a un hospital para un estudio de precaución.

Márquez había prometido derrotar por fin a Pacquiao luego de perder dos reñidas peleas y empatar la primera. Pero después de que Pacquiao lo derribó en el quinto y lo tundió con la mano izquierda, parecía que sería la noche del filipino.

En el sexto episodio, el ritmo fue incesante. Los dos intercambiaron fuertes golpes cuando se pronto hacia el final del asalto Márquez soltó un golpe de derecha que se estrelló en la mandíbula de Pacquiao, quien se desplomó y quedó desvencijado en la lona.

Esta fue la segunda derrota consecutiva de Pacquiao, quien perdió por decisión ante Timothy Bradley en junio. Entonces dijo que estaba dispuesto a recuperar su prominencia en el cuadrilátero.

Pacquiao, que ganó más de 20 millones de dólares por la pelea, iba adelante 47-46 en las tarjetas de los tres jueces después del quinto episodio.

No hubo título de por medio en el combate en las 147 libras (66,7 kilos), pero eso no impidió que los 16.349 espectadores colmaran la Grand Arena del MGM ni que lanzaran exclamaciones al unísono desde la primera campanada.

La intensidad del combate fue evidente en los 94 golpes que acertó Pacquiao en 256 intentos, contra los 52 entre 246 de Márquez.

El tremendo nocaut fue la primera derrota inequívoca de Pacquiao en siete años. El revés ante Bradley fue considerado no del todo convincente por observadores.

Márquez mejoró su palmarés a 55-6-1 con 40 nocauts, mientras el registro de Pacquiao disminuyó a 54-5-2.

El promotor Bob Arum dijo de inmediato que podría considerar una quinta pelea, y Pacquiao, todavía aturdido, pareció coincidir.

"¿Por qué no?", contestó. (AP)