Sábado 25.10.2014

clima T 29°C H 47%

Secciones

De Aquel Atlético....

En Las Palmas, en la isla de Gran Canaria, España, un mendocino oriundo de San José fundó un club de fútbol infantil a la imagen y semejanza de su querido e inolvidable Atlético Argentino. Una linda historia.

Aquel Atlético. Uno de los equipos del club español que lleva los colores y el espíritu del Boli mendocino.

Por Lucio A. Ortiz
lortiz@diariouno.net.ar

El vínculo afectivo no se pierde nunca. No se negocia. Algunos se lo graban en la piel, otros lo llevan como colores decorativos en pulseras, collares o directamente se ponen la camiseta. La historia de Luis Alberto Montaña (58 años) está relacionada con el club de su barrio de nacimiento. Porque como nativo de la calle Roberto T. Saravia, en el barrio Belgrano, muy cerca de la cancha del Atlético Argentino, no olvida nunca sus colores
Don Luis Martín Montaña y Angélica Berdugo tuvieron a Luis Alberto en 1954 y el pibe jugaba “a la pelota” como cualquiera del barrio pero nunca llegó a integrar las divisiones inferiores del club al que iba queriendo cada vez un poquito más.

En el barrio había mayoría de hinchas de la Academia como el Flaco Basualdo, Abel Cuitiño, Tono Carrizo, César Montaña, Trabuco Zárate y Willy Rojas.

Y cada domingo iba a la cancha con su viejo, Luis, a ver a aquel Atlético, como inmortalizó Marciano Cantero en una letra de los Enanitos Verdes.

Cuenta su hermano menor, el periodista Fernando Montaña, que “otros amigos suyos sí jugaron en el club: Daniel Chiquito Farías, Edgardo Guardia, Chiqui y Tito García, Naranjo, el Cabezón Rodríguez.

El Flaco Montaña siempre tuvo la ambición de crear o comandar un club, más pequeño que su querido Argentino. Y entre tantas conversaciones se animaron y junto con unos vecinos entre los que estaban Cristóbal Carabajal, Edgardo Sirica, Pinea, Chirino, Bravo, Amarfil, Bravo refundaron el Club Social y Deportivo Allayme.

Esta entidad había sido fundada en la década del '40 y tuvo su sede social en Manuel A. Sáez y Rafael Obligado del barrio Belgrano. Era un club de fútbol que participó en la Liga Confraternidad de Femefa, durante los '70 y '80, con la camiseta albirroja. Allí se destacó como dirigente y jugador. Esa actividad no lo alejaba del club de sus amores de avenida Mitre de San José.

Y como hincha viajaba a todos los certámenes regionales que disputaba el equipo. Una anécdota que casi termina muy mal dice que “en 1976, en el Ford Fairlaine de su padre, Luis, viajaron con Zárate, Amarfil, Mortadela Renna a un partido contra All Boys de La Pampa. Cuando regresaban tuvieron un accidente al seguir la indicación de un cartel con la inscripción “Fin del pavimento”, que en realidad era el “fin del camino”; se salieron del asfalto y el auto atravesó un alambrado. Don Luis se llevó la peor parte al golpear su rostro contra el volante. Le limpiaron su sangre con una bandera celeste y blanca y lo llevaron a un centro asistencial. El dueño del campo los denunció por haber roto la cerca y una vez aclarado el episodio tuvieron otro problema por averiguación de antecedentes, luego de encontrar la bandera ensangrentada. Era 1976. Años difíciles.

Hasta tuvo residencia en el club en los '90 y también tuvo a cargo la concesión del buffet, el lavadero y la utilería junto con su esposa, Juana Oviedo, quien falleció muy joven.

Sus hijos Luis y Adrián jugaron en las infantiles del club y su hija Mariana practicó patinaje artístico en Argentino.

Después se fue a España en busca de un horizonte laboral más conveniente con toda su familia y se quedó en las Islas Canarias. Además de su actividad privada siguió vinculado al fútbol a través del Mundialito de Clubes infantil Ricardo Godoy. Allí se encarga de la parte organizativa.

En Las Palmas, la capital de Gran Canaria, se dio el gran gusto que había tenido toda su vida y fundó un club.

Lucho no tuvo mejor idea que recordar en el nombre del equipo su niñez, su barrio, su adolescencia y todo lo que lo asociara con Atlético Argentino. Su homenaje fue un combo de sensaciones y le puso Aquel Atlético, como decía esa letra de los Enanos y que remitía a parte de su vida.

Y para continuar con su ofrenda sentimental tomó el escudo de la Academia de San José y tomó sus colores: celeste y blanco.

Lucho Montaña se estableció en el archipiélago español. Sus nietos Pablo, Luis Alejandro y Diego son jugadores de Aquel Atlético y no se cansan de pedirle al abuelo que les cuente historias verdaderas del otro Atlético.

Aún sigo cantando
En aquél cajón está tu foto
llenándose de tierra.

Hace tanto que no la veo
como a vos, como a vos...


Te acordás qué tiempos aquellos
qué tiempos aquellos,
donde todo era un buen motivo
para decir te quiero.


Qué le habrá pasado a la vida
que sin quererlo ya ni me acuerdo
cuando con mi viejo iba a la cancha
a ver a aquel Atlético...


¿Te acordás del Flaco Spinetta
cuando cantaba:
“todas las hojas son del viento”?
Ahí toda nuestra filosofía
era sólo ser rockeros.


Pero cómo han cambiado los tiempos
todos luchan por mantener sus puestos.

Hay muchos que ahora son ingenieros
pero qué pocos quedaron rockeros.


Pero yo aún sigo cantando
y lo voy a seguir haciendo
Una lección me dio la vida:
tenés que hacer lo que el corazón diga.


Y ayer quizás pensando en tu foto
por la calle te encontré andando.

Qué poco ha cambiado nuestra onda
sólo cambiaron un poco nuestros cuerpos.


Espero que el tiempo ahora no borre
a esta gente que tanto amo
porque sin ellos no valgo nada
su alma es mi alimento.


Pero yo aún sigo cantando
y lo voy a seguir haciendo
una lección me dio la vida:
tenés que hacer lo que el corazón diga.

 

Enanitos Verdes

Lucho de Argentino
Luis Alberto Montaña (en la foto junto con su hija Ana Clara) tiene una rica historia desde su San José nativo y de su presente en la isla española Gran Canaria.

De Gran Canaria
Club: Aquel Atlético.

Fútbol infantil
Dato: el club tiene el mismo escudo y colores que Atlético Argentino de Mendoza.

Fundador: Luis Alberto Montaña
Nació el: 9 /3/1954 en Mendoza.

Música en el fútbol
Son muchos los tributos que distintos músicos han hecho a sus clubes. En el rock, las cumbias o en las baladas se ha cantado en forma directa o han aludido a su pasión.

 

// //